NICARAGUA | WENDY PUERTO, UDC: NICARAGUA MAS ALLA DE LAS CIFRAS

Editor Noticiero DC |

Diversos estudios y expertos en la materia hablan de una verdadera erradicación de la pobreza solo si se reduce sostenidamente en función de una tasa adecuada de crecimiento -económico- y de una distribución equitativa de la renta (Ortiz, I. 2007. Pag. 10).
En Nicaragua los planes de desarrollo y programas sociales que existen, han sido enfocados en el “crecimiento económico”, Según el informe del Banco Central de Nicaragua (2015), al cierre del Primer semestre, “el desempeño macroeconómico del país permanece uno de los más sólidos de Centroamérica. Así, la actividad económica continúa creciendo, la inflación ha disminuido, las finanzas públicas se mantienen sanas, las reservas internacionales siguen fortaleciéndose y el sistema financiero se mantiene robusto. Lo anterior, se ha logrado a pesar de un menor crecimiento mundial y precios de materias primas a la baja”.

Paradójicamente el informe de la CEPAL, refiere que para el año 2015, aproximadamente un 28% de la población regional se encontraba en situación de pobreza multidimensional, teniendo las mayores incidencias Nicaragua con un 74,1%, seguido de Honduras con 70,5% y Guatemala con 70,3% (2014, Pág. 19). Fuentes oficialistas del gobierno concluyen que los niveles de pobreza general a nivel nacional se ubican en 42.7%, lo que indica una reducción si se compara con el 2011, cuando el índice se ubicaba en 44.1%, en relación a la pobreza extrema en este período también reflejó una disminución al pasar del 8.2% a 7.6% (19 digital, 2013). Por otro lado en el Informe Anual de Desarrollo Humano del PNUD (2015), coloca a Nicaragua en la escala 125 de desarrollo humano, sólo seguido de Guatemala con 128 y Honduras con 131, lo que indica gran deficiencia en dicha temática. En la actualidad esos datos han variado muy poco, Nicaragua se sigue ubicando como uno de los países con mayor índice de pobreza y pobreza extrema, desigualdad, así como déficits de Desarrollo Humano, pese a las predicciones de desempeño macroeconómico y estabilidad económica regional.  
 El ritmo de crecimiento económico de Nicaragua en los últimos años superó la tasa de crecimiento poblacional, no obstante persistentes problemas de pobreza y baja productividad continúan desafiando al país y a sus socios regionales.
 Por lo tanto podemos afirmar que en Nicaragua aún no existe una distribución equitativa de la renta que garantice igualdad de oportunidades y la extensión de desarrollo social, así mismo no existe una formulación de políticas públicas sociales que permitan el desarrollo humano desde la cohesión social. Se contemplan únicamente programas asistencialista en respuesta a problemáticas sociales circunstanciales, fenómeno que ha sido politizado, ocultando la pobreza a través de inversión de infraestructura, apertura a la inversión extranjera, seguridad nacional, programas para distintos sectores y actores, estos últimos como programas sociales de gobierno. Siendo obvio que ninguna de dichas prácticas ha logrado incidir positivamente en los índices de pobreza del país.
A continuación cuadro comparativo de la inversión en educación y salud que Nicaragua invierte en sus ciudadanos, si bien el gobierno habla de que existe erradicación del analfabetismo, la educación que se recibe es deficiente y carece de cobertura de todas las necesidades, así mismo la cobertura social y atención preventiva de salud es la más deficiente de la región. Somos un país con “desarrollo económico”, pero sin la verdadera y estratégica distribución de este. 
En pocos meses seremos testigos de un proceso electoral sin garantías de que nuestro voto sea reconocido, con elecciones altamente cuestionadas, una de las últimas, las del 2011, el Presidente Ortega se reeligió  en contra de la Constitución misma. Con un alto índice de abstencionismo en el proceso de verificación ciudadana  recientemente efectuado en el País, las elecciones se esperan que reflejen la inconformidad con el sistema político-electoral-Social, nada más que esta misma inconformidad no dará los resultados esperados que es un cambio en los destinos  del País, sino todo lo contrario, se consolidará el  continuismo del Régimen Político-Familiar que se ha fortalecido en los últimos 10 años: hoy el Ejecutivo esta encima por encima de la Constitución y las leyes , como también de los demás poderes de Estado, el Ejército y la Policía, con el beneplácito y amistad de la Empresa Privada y el control absoluto de las centrales sindicales,  de seguir así las cosas solo se lograra la reelección del presidente que por los últimos 40 años ha tenido Nicaragua, aunque con un intervalo de 16 años sin gobernar desde la casa presidencial.
En Nicaragua se cierran espacios que con sangre y muerte en la década de los 80  se conquistaron, tras la firma de los acuerdos de Esquipulas II, el Presidente reconoció el daño que se le había hecho a la sociedad con una guerra interna fratricida que dejo pobreza, desesperanza y muerte, pero hoy eso está en el olvido, ya no mas presión a su modelo capitalista disfrazado del Sistema Socialista del Siglo XXI que dirige, ya no mas presión internacional para que deje el poder por la vía pacifica, hoy tenemos un proyecto Cubano en gestado a la vista y paciencia de los potencias mundiales que no consideran aun que Nicaragua es un punto estratégico para la geopolítica Global como efectivamente lo vemos nosotros.

Se han hecho 0 comentarios :