COLOMBIA | "DESINSTITUCIONALIZAR NO ES UN PAPEL CONSERVADOR": DAVID BARGUIL

Editor Noticiero DC |

David Barguil, presidente del Partido Conservador, les dijo a los hijos de los expresidentes (Enrique Gómez, Mariano Ospina Hernández e Ignacio Valencia López), que su colectividad no juega a “la desinstitucionalización del país”.
Los septuagenarios dirigentes criticaron al gobierno del presidente Santos en términos muy duros y pidieron a las directivas conservadoras pasarse a la oposición, a lo cual Barguil respondió: “Ni entrega, ni oposición radical”.


¿Cuál fue la conclusión de su reunión con el presidente Santos?
Fue mi primer encuentro con el Presidente desde que estoy en esta posición, y creo que resultó productivo de cara a los grandes temas del país. Convinimos en que vamos a tener una relación institucional en virtud de la agenda nacional de temas. Por supuesto, vamos a apoyar las soluciones de los problemas más críticos que preocupan a los colombianos, pero desde la independencia, como lo anuncié desde que asumí la jefatura del partido.

¿A qué llama usted una relación institucional?
A tener unos canales muy claros de comunicación, poder debatir con los temas de la agenda nacional, apoyar las iniciativas pertinentes, pero también expresar nuestras dudas y preocupaciones. Que el partido pueda presentar propuestas alternativas y que el Gobierno se comprometa a llegar a acuerdos sobre lo fundamental.

¿En esa nueva relación cabe por un lado el entendimiento del Gobierno con las directivas para lo general y con los congresistas para votar proyectos, para lo menudo?
Lo importante de nuestra reunión con el Presidente es la preocupación suya por que Colombia tenga partidos fuertes. Él le apuesta a eso. Una de las cosas que quedaron claras es que frente a los grandes temas nacionales la relación será con el partido. Eso no quiere decir, por supuesto, que en el día a día del trabajo legislativo la bancada de congresistas no tendrá espacios para ayudar y sacar temas adelante.

Más allá del concepto de la relación institucional, ¿sobre qué temas van a trabajar con el Gobierno?
Por ahora hemos hablado de una agenda de cinco temas: paz, justicia, plan de desarrollo, la situación económica y fiscal y el caso de Venezuela.

¿Quedó claro que el partido no irá a la coalición?
Así es. Encontré a un Presidente muy respetuoso, que respeta esa independencia que queremos. Le dije al Presidente que nuestro partido no se siente orgulloso siendo apéndice de los mandatarios de turno. El partido tiene que recobrar su vocación de poder.

¿Cómo es ser independiente, pero con ministros en el Gobierno?
Los ministros conservadores no fueron nombrados por sugerencia del partido. Un sector conservador acompañó la reelección del Presidente, y entiendo que por esa circunstancia haya unos ministros conservadores en el Gobierno. Ahora: reconocemos a esos ministros (de Hacienda y de Minas) como conservadores. Los apoyamos y creemos que son hombres valiosos.

¿El partido les reconoce una responsabilidad política?
Los reconocemos como conservadores, les damos apoyo, pero el partido no los recomendó. Le dije al Presidente que el partido no va a discutir con el Gobierno algún tipo de representación política. Mientras yo esté en esta posición, ese tema no formará parte de nuestra agenda.

¿Admite que su postura genera un punto gris que no permite establecer si los ministros conservadores tienen una representación política clara?
La mitad de la bancada acompañó al Presidente, y de allí surgió la idea de tener una representación. Pero es una decisión de su fuero que no compromete nuestra independencia. Una muestra de eso es que, siendo presidente del partido, no voté a favor de la reforma tributaria liderada por un ministro conservador. Mayor prueba que esa no hay.

¿Por qué le dijo al Presidente que el partido no votará aumento de impuestos para el sector productivo ni para la clase media?
Lo que dijimos es que no apoyamos aumentar los impuestos. Ya se aumentaron en exceso en la pasada reforma tributaria. El Presidente me dio tranquilidad de que ellos no están pensando en hacer ese aumento de impuestos.

¿Cómo cree el conservatismo que puede taparse el hueco fiscal, sin aumentar impuestos?
No puede ser una política pública aumentar los impuestos para golpear los sectores productivos ni a la clase media. En estos momentos lo que corresponde es reducir el gasto, apretarnos el cinturón e interpretar las nuevas circunstancias.

Tres hijos de expresidentes conservadores le enviaron esta semana una carta a usted en la que aseguran que el presidente Santos es ‘corrupto e inepto’. ¿Usted cree que ese Presidente con el que usted habló hace dos noches sí lo es?
Respeto profundamente a los doctores Enrique Gómez, Mariano Ospina e Ignacio Valencia. Voy a convocarlos institucionalmente. Vamos a escuchar sus voces. Tengo que decir que este es un partido de matices, de diversidad de opiniones. Eso es sano. Pero les vamos a dar trámite a los temas de esa carta a través de los conductos institucionales. ¿Quién va a creer que el Partido Conservador va a salir a desinstitucionalizar el país? Yo no voy a jugarle a eso. Desinstitucionalizar el país no es el camino, no es papel del conservatismo. Este es un nuevo conservatismo, no se queda anclado en el pasado, ni inmerso en las polarizaciones. Este partido no les hace el juego a las animadversiones personales. Queremos ser un partido de soluciones de los problemas del país. En el momento en que me llegaba esa carta yo estaba aprobando en el Congreso una ley que impide que las centrales de riesgo reporten a los ciudadanos por deudas pequeñas y obliga a pagar intereses en cuentas de ahorro.

Esos dirigentes conservadores que apoyaron la elección del presidente Santos ahora le piden al partido que le haga oposición. ¿Considerarán los conservadores esa solicitud?
Algunos piden la entrega con los ojos vendados a los gobiernos de turno y renuncian a la vocación de poder, y otros piden una oposición radical, fuerte porque no comparten algunos aspectos del actual gobierno. Ni a los unos ni a los otros vamos a complacer. Vamos a tener una independencia crítica. Ni entrega ni oposición radical.

¿No está de acuerdo con los términos de la carta?
Este tipo de observaciones profundas deben hacerse a través de canales institucionales. A los autores de esta carta los voy a convocar para que nos ayuden en la agenda conservadora. Este partido no quiere ser parte del problema, sino de las soluciones. Esa es la nueva bandera conservadora.

Agenda de 5 puntos
El presidente Juan Manuel Santos y el jefe del Partido Conservador, David Barguil, acordaron una agenda institucional de cinco puntos. David Barguil resumió así el temario.
1. Apoyamos el proceso de paz y es de nuestro interés contribuir a su éxito, con las respectivas observaciones, como lo hemos hecho.
2. Hay que convocar consensos nacionales para acordar reformas que permitan devolverle la majestad a la Justicia.
3. Apoyamos el plan de desarrollo, pero pedimos que se acoja nuestro decálogo programático de temas.
4. El conservatismo no acompañará ninguna medida o reforma que aumente los impuestos al sector productivo y a la clase media.
5. Apoyaremos las medidas que el Gobierno tome para proteger a los 4 millones de colombianos que viven en Venezuela y para defender la democracia de ese país.

EL TIEMPO