VENEZUELA | COPEI FRACASO DE LA POLÍTICAS ALIMENTARIAS HACE IMPAGABLE LA COMIDA

Editor Noticiero DC |

El alto costo de la comida es la prueba del fracaso de las políticas de soberanía alimentaria que ha adelantando el Gobierno del Presidente Hugo Chávez en sus 13 años de gestión, así lo confirmó Anibal Sánchez Ismayel, Secretario de Acciones Especiales de COPEI Partido Popular.
El dirigente Demócrata Cristiano, considera que el gobierno nacional ya no puede ocultar, ni maquillar la situación de escasez y altos costos a través de las constantes importaciones.

"Está política de importación  sólo ha dejado mayor corrupción, desabastecimiento, desempleo y la destrucción del aparato productivo nacional. Lo que vivimos los trabajadores, los empleados, que somos padres y madres, cada vez que hacemos mercado, en el abasto, supermercado, incluso en el Mercal, es una realidad distinta a la que pinta el Presidente en sus gráficos. Sencillamente la comida es Impagable", senteció Sanchez Ismayel.
Destacó que "el pescado está impagable con más de 10 mil kilómetros de costa en el país, ni la lata regulada de sardina que de 170 gramos controlada en Bs. 1,55 la podemos encontrar en el mercado, ni hablemos de la leche, la carne,  el café, el Aceite, la Mantequilla, ni hablemos del pollo. Hay que caminar bastante para encontrarlos y a un costo impagable".
El Secretario de Acciones Especiales de COPEI, advirtió que ante este problema fundamental de los sectores populares, el gobierno nacional reacciona amenazando constantemente al sector productivo y la iniciativa privada, la cual se encuentra de manos atadas por los excesivos controles que limitan la producción nacional.
"El gobierno sólo alimenta su obsesión de pretender ser dueño de todo, expropiando y tomando decisiones no sólo autocráticas, sino erradas, como la de mantener una política de puertos solo sustentable gracias a la renta petrolera. En COPEI Partido Popular creemos que esta política solo ha traído como consecuencia la destrucción del aparato productivo nacional, que se traduce en escasez e inflación", puntualizó Anibal Sánchez Ismayel.
A su juicio, la Ley de Costos y Precios justos aprobada recientemente por la Asamblea Nacional, es una medida electorera jugada por el gobierno para ganar puntos con los consumidores, poniendo la responsabilidad de la inflación en el sector productivo. "Pero si hablamos de Soberanía Alimentaria, porque el Gobierno no impulsa medidas para disminuir costos con políticas como el antiguo "Hecho en Venezuela", si fuese así hoy el pabellón criollo lo prepararíamos con caraotas 100 por ciento venezolanas y no con porotos", recalcó.
El dirigente del Partido Verde  señaló que las cifras del INE muestran que la Canasta Alimentaria supera ya los 2 millones de bolívares, muy por encima del salario mínimo vigente esta cerca del millón y medio, lo que constituye un duro golpe al bolsillo de la familia venezolana.
Recordó Sánchez Ismayel que "en un año la canasta alimentaria subió en un 35,6% es decir, unos 902,27 bolívares y la respuesta del gobierno ante tal desequilibrio fue sacar otra carta electoral, "ahora pretenden modificar la Ley Orgánica del Trabajo, con el atractivo de disminuir la jornada laboral y regresar la retroactividad de las prestaciones, sazonada con el aumento del salario mínimo, como es tradicional en los primeros días del mes de mayo".
Advirtió que el INE trabaja en la revisión de la estructura de consumo, para construir nuevos valores estadísticos y así con maquillaje estadístico disminuir el costo de la canasta alimentaria, tomando en cuenta que el nuevo tamaño de la familia ya no es cinco personas por hogar sino de cuatro.
Sánchez, asegura que "el modelo económico aplicando por el Presidente de la República no tiene ninguna posibilidad de éxito y sus resultados han significado un retroceso en materia de producción y sostenibilidad alimentaria y un rotundo fracaso en el objetivo fundamental que es disminuir la inflación y lograr que mejore el poder adquisitivo de los venezolanos".
Finalizó señalando que "en Copei Partido Popular estamos convencidos que hay un mejor camino y desde ya apostamos por una Ley de Impulso a la Producción Nacional, para honrar el compromiso de producir y apoyar al productor venezolano. Planteamos una ley de impulso a la producción nacional donde existan oportunidades para todos, donde las personas tengan la posibilidad de adquirir todos los productos, sin tener que decir esto es impagable".