.


 

RESOLUCION 6 - SOBRE MEXICO - 23° CONGRESO ESTATUTARIO DE ODCA

Noticiero Demócrata Cristiano |

El 23° Congreso de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA),

reunido el 12 de mayo de 2022 en la Ciudad de México, aprueba la siguiente Resolución sobre México

 

En México se vive un momento complicado y preocupante en prácticamente todos los rubros sensibles. Los tropiezos económicos, la violencia desmedida, las crecientes cifras en desaparecidos y feminicidios, la inseguridad, la polarización y la crisis democrática propiciada desde el gobierno exigen la atención de todo el mundo.

 

La violencia se ha desbordado con los índices más altos en más de 20 años; especialmente la violencia contra la mujer, con un total de 5,893 mujeres víctimas de feminicidio hasta marzo de este año. Los brazos del crimen organizado siguen creciendo ante una política permisiva que simplemente responde con “abrazos, no balazos”, mientras la ciudadanía vive aterrorizada ante la violencia y el crimen.

 

El discurso violento del presidente López Obrador en contra de periodistas, opositores y cualquier ciudadano que cuestione, critique y señale algo que está mal en su gobierno, ha mostrado tener un efecto cascada que lamentablemente ha normalizado los actos violentos contra las personas que se dedican al periodismo en nuestro país, puesto que en lo que va del año llevamos 11 periodistas asesinados, y un total de 36 periodistas asesinados en lo que va del sexenio.

 

Por otro lado, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha emprendido una cruzada en contra de las instituciones democráticas proponiendo una reforma electoral que busca centralizar absolutamente a la autoridad electoral desapareciendo los tribunales e institutos electorales locales, cancelando el financiamiento público a los partidos políticos, modificando tramposamente los criterios para la propaganda gubernamental en tiempos electorales.

 

Todo ello al mismo tiempo que desde su partido (Morena) se emprende una persecución en contra de las y los legisladores federales de oposición incitando al odio y la violencia, y persiguiendo a la oposición por el simple hecho de pensar y decidir distinto. Alimentando de este modo la polarización y la crispación en el país.

 

En México no hay tratamientos para niños con cáncer, pero sí hay recursos para mega obras que, o son ecocidas, o no representan ningún beneficio para la población. Obras plagadas de opacidad, tráfico de influencias y corrupción.

 

Aunado a ello, observamos con preocupación a un presidente que cobija a los dictadores del Foro de Sao Paulo, y que avala las violaciones a derechos humanos bajo la premisa de la “No intervención”. Su gira por Centroamérica y el Caribe nos ha dejado ver sus relaciones con gobiernos de la región en donde se pretende vender, como mecanismos de desarrollo, programas como “Sembrando Vidas” que además de ecocida no representa ningún aporte al desarrollo de las comunidades.

 

También es imperativo señalar la preocupante cercanía del presidente López Obrador con la dictadura cubana a la que pide que renazca su revolución, y a la que le muestra su apoyo, intentando garantizarle espacios en foros internacionales.

 

Nos preocupa ver esta suma de elementos que hacen evidente el deterioro de las instituciones mexicanas. Desde cada una de las fuerzas políticas que representamos condenamos la promoción del odio y de la división, en un claro intento del gobierno mexicano por instaurar un régimen autoritario.