.


 

LA ODCA MANIFIESTA SU PREOCUPACIÓN POR LA POLÍTICA MIGRATORIA IMPLEMENTADA EN MÉXICO

Noticiero Demócrata Cristiano |

Los últimos acontecimientos ocurridos en la frontera sur de México, especialmente en el municipio de Tapachula, Chiapas, en el que perdió la vida un migrante y miles han sido víctimas de violaciones a sus derechos humanos por parte de las autoridades mexicanas.

 

El manejo de la crisis migratoria por parte del gobierno mexicano es reprobable y lamentable, ya que intenta ocultar las condiciones deplorables en las que se encuentran las estaciones migratorias, la falta de capacitación de las instituciones gubernamentales encargadas de este tema. Además, ha mostrado su falta de visión frente al fenómeno migratorio que ya se percibía complicado respecto al incremento de caravanas migrantes.

 

La ausencia de una política migratoria con perspectiva humanista y la falta de recursos para el buen manejo de los flujos migratorios mantienen al Estado mexicano perpetuamente superado por las solicitudes de refugio y de ingreso al país. Lo más grave es que hasta el momento la única respuesta e instrumento utilizado para responder a la crisis es el uso de la Guardia Nacional, fuerza militarizada que reprime y comete abusos debido la ausencia de lineamientos y reglas para su operación.

 

Finalmente, la falta de atención y acción del gobierno mexicano frente la situación actual es una muestra clara de que ignora la complejidad del fenómeno y de continuar con esta omisión en su actuar posibilita la creación de una crisis humanitaria con dimensiones muy superiores a lo que ya ocurre en su territorio. Abandonar a los migrantes y abdicar su responsabilidad únicamente pospone la urgente solución de los hechos hacia el futuro, pero bajo mayor riesgo y peores circunstancias.

 

Ante esta situación, la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) hace un llamado a replantear la respuesta al fenómeno migratorio que hoy se desenvuelve en territorio mexicano. Así como también a promover el diálogo entre el gobierno de México y los distintos activistas y agrupaciones de la sociedad civil y respetar los derechos humanos tal y como lo establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos y así como también a cumplir con el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular.

 

Finalmente, la ODCA solidariza con las personas que se ven obligadas a migrar de sus países de origen y que se encuentran vulnerables debido a las circunstancias en las que viajan.