.


 

OPINION | 200 AÑOS DE INDEPENDENCIA DE CENTROAMERICA: CARLOS RAFAEL CEREZO BLANDON

Noticiero Demócrata Cristiano |

En este año que se cumplen 200 años de independencia de España, es momento propicio para revisar nuestra historia, al menos en forma somera, para tener claros nuestros orígenes, pero también tener más claro hacia dónde quisiéramos ir como nación.

El primer punto a rescatar es que la independencia fue un acto que realizó Centroamérica, como región, y no fue cada país en lo individual, como se está erróneamente publicitando al decir. “Bicentenario Guatemala”, ya que no fue hasta más allá de 1847 que se instauran las repúblicas que hoy las conocemos.

Por lo tanto, en este año deberíamos estar conmemorando los 200 años de independencia de Centroamérica, y no de cada uno de los países. Esto cobra más trascendencia si vemos a los países de la región como nuestros principales socios comerciales y políticos. Lo lógico sería que TODA la región, entonces, pudiera ponerse de acuerdo para impulsar una conmemoración unificada y homogénea.

Es fundamental además, analizar los ideales “teórico-políticos” de lo que significa un acto de independencia: la libertad, la idea de que tod@s somos creados como iguales, la fraternidad o la búsqueda de la felicidad, son solo algunos de los que impulsaron las revoluciones más conocidas. Estos, a su vez, contrastarlos con las razones e intereses que realmente impulsaron la declaración de independencia de 1821, más que todo para confirmar si dichos ideales se han alcanzado, o para corregir el rumbo y procurar alcanzarlos.

Parafraseando una famosa cita, la historia debe conocerse para no repetir sus errores. Debemos conocer nuestra realidad y nuestra historia para entender que la actualidad es producto de las decisiones del pasado; que favorecen a algunos y perjudican a otros. Por lo tanto, si tomamos decisiones que favorezcan a la mayoría, se pueden corregir las injusticias de hoy.

Qué mejor momento que este año de conmemoración para reflexionar sobre cómo lograr que el centro de América sea una región de paz, equidad, prosperidad y desarrollo…