.


 

URUGUAY | "MAS QUE LA LIMITACION DE UN DERECHO ES UNA GARANTIA PARA LA VIDA": DIPUTADO ALDO LAMORTE

Noticiero Demócrata Cristiano |

Tras largas horas de discusión en la cámara alta y otras tantas en diputados, el parlamento aprobó la reglamentación de los artículos 37 y 38 de la Constitución, limitando transitoriamente el derecho de reunión, pacífica y sin armas, por razones sanitarias debido a la pandemia de covid 19, por un plazo de 60 días, prorrogables por otros 60. 

La referida reglamentación fue aprobada con los votos de la coalición de gobierno entre los que se contó el del diputado Aldo Lamorte, representante de la Unión Cívica. En su alocución, cerca de medianoche, el diputado Lamorte enfatizó en que “el eje es defender la vida de los uruguayos.” 

Respecto a la postura de la oposición que pone el acento en la limitación del derecho, Lamorte dijo que más que “una limitación es una garantía para la vida” y que “defender la vida, el bien superior, es central y todo lo que se haga en ese sentido debe ser valorado.”

Más adelante Lamorte recordó que el capítulo “Derechos, deberes y garantías” al que pertenecen los artículos 37 y 38 ahora reglamentados, fue redactado por un correligionario cívico, el Dr. Joaquín Secco Illa, de luminosa memoria, y que ese capítulo de la Constitución, más allá de esta transitoria reglamentación, guarda total vigencia, casi noventa años después, y sigue admirando por su inspirada concepción y la claridad de su estilo. 

Con el mismo espíritu, con el afán de salvaguardar el bien superior, la vida y la salud de la ciudadanía, amenazadas por la virulencia de la epidéma, el diputado cívico votó positivamente, auspiciando la iniciativa del PE, porque “el derecho a la vida es el derecho absoluto” — afirmó mientras recordaba que quienes hoy rechazaron esta benevolente reglamentación transitoria, pedían hace pocos meses, a voz en cuello, la cuarentena obligatoria absoluta.

Finalmente el diputado Lamorte convocó a todos sus colegas a actuar con la mayor responsabilidad y hacer política con mayúsculas y, olvidando intereses partidarios, votar positivamente este proyecto de ley el que, en horas de la madrugada, resultó aprobado.