.


 

PARAGUAY | PATRIA QUERIDA CONTRA LA LEY DE "AUTOBLINDAJE" EN EL SENADO

Noticiero Demócrata Cristiano |

Siguiendo la línea trazada por la Conducción Ejecutiva del Partido, la bancada de Senadores del Partido Patria Querida ratificó en la última sesión de la Cámara Alta su oposición a que por ley se establezca una mayoría que podría eventualmente “blindar“ a un parlamentario que esté bajo sospecha de haber realizado tráfico de influencias a fin de que no se le pueda retirar la investidura de legislador.

El proyecto, impulsado por legisladores de los tradicionales partidos Asociación Nacional Republicana (Partido Colorado) y Liberal Radical Auténtico (PLRA), además de algunos sectores de izquierda, ha sido bautizado como “autoblindaje” ya que impediría que un parlamentario que haya cometido tráfico de influencias fehacientemente comprobado, pueda escudarse en una mayoría coyuntural de votos para no dejar su banca.

El senador Stephan Rasmussen, líder de la bancada de Patria Querida en el Senado, argumentó que la Constitución del Paraguay establece mayorías calificadas en los casos que así lo requieran y que sin embargo, en el artículo 201, que trata de la pérdida de investidura de un parlamentario, solo consagró necesaria la mayoría simple de votos, por lo que imponer por ley mayorías calificadas sería una abierta violación constitucional.

Quienes están a favor, argumentan que fue un “descuido” de los convencionales constituyentes de 1992, fecha de promulgación de la última Carta Magna paraguaya, ya que para los casos de desafuero o amonestaciones sí se establece una mayoría calificada, pero para -nada menos- que la exclusión del seno legislativo, sólo se necesita mayoría simple.

Los argumentos del diario de sesiones de la Convención de 1992 indican que los Constituyentes pensaron como una posibilidad muy ∫remota que un político pudiera perder su investidura por tráfico de influencias fehacientemente comprobado, pero dejaron allanado el camino para que, en caso de que ocurriese, cualquiera de las Cámaras pudiera separar inmediatamente de su seno al responsable.

En Paraguay, son reconocidos los casos de trafico de influencias de políticos de peso, especialmente en el Poder Judicial y organismos vinculados como el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados. De hecho, un exsenador colorado fue el primero en perder la investidura al comprobarse, a través de audios filtrados, el abierto tráfico de influencias que ejercía como presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, órgano que integraba en representación del Senado. El parlamentario coaccionaba a jueces, fiscales y otros magistrados a fin de torcer las decisiones sobre casos jurisdiccionales.