NICARAGUA | NOMBRAMIENTO DE HIJA DE CONSUEGRO DE ORTEGA COMO DIRECTORA DE TELCOR EXTIENDE RED DE NEPOTISMO

Noticiero Demócrata Cristiano |

El perfil profesional de Nahima Janet Díaz en LinkedIn refleja que tiene estudios en Marketing y Publicidad. En ninguna parte de su hoja laboral se menciona que tenga experiencia en telecomunicaciones. Aún así Díaz fue nombrada este jueves directora del Instituto Nicaragüense de Telecomunicación y Correos (Telcor).
Su nombramiento, dice el excontralor Agustín Jarquín, es la ratificación de que al régimen orteguista no le interesa garantizar el funcionamiento competitivo y eficiente de las instituciones, sino que responde al nepotismo para premiar al círculo familiar de la familia presidencia y sus allegados fieles.
Nahima Díaz Flores es hija del jefe de la Policía Orteguista (PO), Francisco Díaz, quien es consuegro del dictador Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo. Otra hija de Francisco Díaz, Blanca está casada con Maurice Ortega Murillo, uno de los hijos de la pareja presidencial.
El nombramiento de Díaz como directora del ente regulador de las telecomunicaciones en Nicaragua, tras la muerte de Orlando Castillo, el pasado 2 de junio, es parte de la estela del nepotismo que caracteriza al régimen Ortega y Murillo, que se extiende en todos los ministerios, embajadas de Nicaragua en el extranjero y en el resto de poderes del Estado donde los altos funcionarios del círculo de poder del régimen, sus esposas y sus hijos copan cargos públicos.
En marzo de este año LA PRENSA publicó un reportaje donde identificó a al menos 17 miembros de la familia de Ortega que ocupan cargos públicos. 
El excontralor Jarquín explicó que aunque el nombramiento de Díaz no estaría sancionado por la Ley de Probidad (Ley 438), por cuanto ella no es familiar directa por consanguinidad o parentesco con Ortega, quien es quien hace la designación del cargo, «sí es un caso de nepotismo y un claro conflicto de interés», por cuanto el puesto se le da por ser la hija del consuegro de los dictadores, además de ser la cuñada del hijo de éstos.
El primer comisionado Díaz está sancionado por violación a los derechos humanos de los nicaragüenses por Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá y el Reino Unido, al ser señalado en informes de organismos internacionales de ser responsable de dirigir la masacre contra las manifestaciones sociales que estallaron en abril del 2018, y la represión que persiste contra el pueblo. Orlando Castillo también estaba sancionado por Estados Unidos y Canadá por ser el censurador del régimen al silenciar a medios independientes que informaban sobre los crímenes contra las manifestaciones.
«Hay en ese caso un nepotismo y claro conflicto de interés, porque esta joven Nahima es cuñada del hijo de Ortega (Maurice), quien dirige el conglomerado de canales y agencias de radios de la familia. Ahí hay un conflicto severo lo cual afecta la crisis porque ella no da la confianza de que garantizará la competitividad en el sector, porque no es la persona confiable para atraer inversiones», afirmó Jarquín.
Varios cargos en Telcor y en Petronic
De acuerdo a la información del perfil de Díaz Flores en Linkedin, desde junio de 2016 su cargo en Telcor ha sido «asesora de la dirección general de Telcor», es decir en el despacho de Orlando Castillo, ahora fallecido. Aunque según reportes de medios independientes, también era directora general del Consejo de Telecomunicaciones de Telcor. No es el único cargo que Díaz, de 31 años, ha tenido en una institución estatal. Según la información que ella misma comparte en la plataforma, también es «coordinadora de Mercadeo» en DNP-Petronic desde mayo del 2011. Es un puesto que lleva ejerciendo «9 años y 2 meses».
DNP-Petronic es un consorcio público-privado de distribución y comercialización de combustibles, del que se adueñó la familia Ortega y Murillo. Rafael Ortega Murillo, hijo de los dictadores y también sancionado por Estados Unidos, es quien maneja la compañía. Estados Unidos lo señaló de «lavado de dinero y apoyo a la corrupción» a través de las DNP-Petronic, las empresas de seguridad El Goliat e Inversiones Zanzíbar, de las que también es propietario.
La nueva directora de Telcor carece de la experiencia y la preparación técnica exigida por un sector tan complejo como es el de las telecomunicaciones, considera el excontralor.
«El estilo de gobierno como es centralizado, al final quien decide las cosas es doña Rosario, eso disminuye la confianza en la capacidad de quien esté al frente de Telcor. No ayuda en lo que es la gobernabilidad, ni a resolver la crisis que tenemos, Creo que ante la muerte de Orlando Castillo, se hubiera aprovechado para poner a alguien de confianza pero con alta preparación, pero lo que vemos es más de lo mismo», criticó el excontralor.
La Ley de Probidad de los Servidores Públicos (Ley 438) prohíbe y sanciona el nepotismo en el Estado. El capítulo III, sobre el régimen de restricciones al ejercicio de la función pública prohíbe en el artículo 8, inciso C que «en todos los poderes e instituciones del Estado y sus dependencias, no se podrá recaer nombramiento en personas que tengan parentesco dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad con la autoridad que hace el nombramiento, y en su caso, con la persona de donde hubiera emanado esta autoridad».
El inciso A de ese artículo 8 también prohíbe «utilizar la función pública en provecho de cualquier persona natural o jurídica en perjuicio del Estado».

Megasalarios y más hijos de comisionados

Telcor es una de las instituciones donde se ha abultado la planilla con supernumerarios durante el régimen orteguista. De acuerdo a un resumen de la planilla facilitada a LA PRENSA, en esa entidad trabajan 696 personas.
Durante el gobierno de Enrique Bolaños en Telcor llegaron a trabajar 110 personas, por lo que es evidente como la dictadura orteguista utiliza las instituciones públicas con sus intereses partidarios.
Los salarios que pagan en Telcor, según el resumen de la planilla, son entre 5,659 córdobas y 92,693 córdobas. Ese documento muestra que 56 funcionarios devengan mensualmente salarios entre 51,260 córdobas y más de 90 mil córdobas. Entre los «premiados» con un alto cargo en Telcor también está Selim Daniel Avellán Mayorga, hijo de Ramón Avellán, comisionado general y subdirector de la Policía.
Avellán igual está sancionado por Estados Unidos, señalado de ser el responsable de 107 muertes en los operativos de represión que dirigió en contra de las protestas contra el régimen. Selim Avellán Mayorga es director del Centro de Estudios Avanzados en Banda Ancha para el Desarrollo (Ceabad), que se dedica a capacitaciones en línea sobre el tema de telecomunicaciones, pero cuya sede está en el complejo de edificios de Telcor.