CHILE | SOBREVIVIR EN TIL TIL: SE AGOTO LA PACIENCIA. GABRIEL SILBER

Noticiero Demócrata Cristiano |

No es fácil vivir en Til Til, si es que a ello se le puede llamar realmente vida. Hoy es el patio trasero de la Región Metropolitana, ese donde diariamente depositamos nuestros desechos sin importarnos el drama que causamos a los vecinos de una comuna sobrecargada medioambientalmente. Una condición que sucesivas autoridades les han endosado sin alternativas, obligándolos a convivir con los desechos de toda una región, con malos olores, brotes de moscas y ratones y donde los niños prácticamente han aprendido a dejar de respirar a intervalos para sobrevivir.

Hoy en Til Til existen, a lo menos, 5 focos altamente contaminantes que afectan la vida social, psicológica y medioambiental de los cerca de 16 mil habitantes de la comuna. A saber: el relleno sanitario más grande de la Región Metropolitana, Lomas Los Colorados, que recibe la basura de más del 50% de la Provincia de Santiago. Es, también, el receptáculo de los lodos residuales de la Planta de Tratamientos de Aguas Servidas La Farfana, que procesa las aguas negras de gran parte de los habitantes de la capital. A ello se suma una planta  faenadora de cerdos, dos relaves mineros, industrias contaminantes y hasta la Cárcel de Punta Peuco, otro gran residuo, esta vez moral, de una parte dolorosa de nuestra historia que también queremos eliminar de nuestro presente.
Como si fuera poco, el Comité de Ministros acaba de aprobar, sin mayores dilaciones, la instalación de una planta de tratamientos de residuos peligrosos, una de las más grandes del país, para su instalación en nuestra comuna.
Es bueno decirlo con todas sus letras: esto ya no lo permitiremos. Hoy no estamos dispuestos a negociar la vida de los vecinos ni su salud. Tampoco el futuro de miles de niños, niñas y jóvenes que se merecen otro destino. Esta batalla la daremos no serán sólo apelando a nuestra legislación, sino también a convenios internacionales que avalan el derecho a vivir en un medioambiente libre de contaminación y a toda herramienta que sea válida en esta lucha. También buscaremos modificar de forma urgente la ley de bases del medioambiente, para situarla a la altura de los tiempos y en la justa defensa de los derechos de todos.