CHILE | LA DEMOCRACIA CRISTIANA BUSCA DESPENALIZAR EL ABORTO SOLO EN CASO DE VIOLACION

Editor Noticiero DC |

Un proyecto de ley que pretende despenalizar el aborto en caso de violación presentarán los senadores de la Democracia Cristiana (DC) este próximo martes 3 de marzo, cuando se reanude la actividad en el Congreso.
Dicha iniciativa contradice la postura asumida por el Gobierno a fines de enero, puesto que para los legisladores falangistas ésta busca legalizar la interrupción del embarazo.
Según lo publicado por La Tercera, la DC considera que la legalización implica promover y validar el aborto cuando la mujer ha sido violada; en su opinión, en ese caso sólo corresponde despenalizar, para evitar que la afectada vaya a la cárcel.

Ya en enero el partido había solicitado a La Moneda que el proyecto presentara por separado las tres causales, para el caso de que el rechazo a una de éstas no derrumbara la iniciativa completa, así como para evitar tensiones en un tema de por sí complejo para la Nueva Mayoría.
Sin embargo, los parlamentarios DC sí están de acuerdo en legalizar el aborto en los casos de inviabilidad del feto y de riesgo de la vida de la mujer, tal como se señala en una moción presentada en 2011 por los senadores Ignacio Walker, Andrés Zaldívar, Jorge Pizarro y Mariano Ruiz-Esquide.
“No se considerará aborto la acción destinada a salvar la vida de la madre, cuando existiere un riesgo demostrado para la misma, si a consecuencia de ello se produjere la interrupción del embarazo. Para proceder de esa forma se requerirá de un informe de dos especialistas registrado en la ficha clínica de la paciente”, reza el texto.
Los parlamentarios DC han contado, para el nuevo proyecto, con la asesoría de los abogados Luis Ortiz y Alfredo Etcheberry, quienes se han concentrado en precisar las condiciones de inimputabilidad de la mujer que aborta luego de un abuso sexual, especialmente las menores de edad.
Por otra parte, los demócrata cristianos quieren agregar iniciativas para promover la adopción, apuntando a que cuando una mujer pida poner término a su embarazo en un centro asistencial, sea atendida tanto por personal médico como por asistentes sociales y psicólogos, que traten de convencerla para que entregue su hijo a otra familia.