PANAMA | COMUNICADO MOVIMIENTO PATRIA VERDE POR ACTOS DE CORRUPCION INVESTIGADOS POR EL MINISTERIO PUBLICO

Editor Noticiero DC |

La primera vez que barrimos los actos de corrupción durante  la Gestión del  Partido Cambio Democrático, la ansiedad se podía respirar camino a la Defensoría del Pueblo. Conforme nos acercábamos la fuerza de una verdad inexorable nos tomó de la mano y comenzamos de inmediato a barrer el manto de corrupción que había secuestrado nuestras Instituciones, bloqueando su objeto, desvirtuando su naturaleza.- Todos en Patria Verde estábamos claros que ante las amenazas, la burla y la arrogancia de los miembros del Gobierno de Ricardo Martinelli, el camino correcto era la verdad,  la convicción y la fe irrestricta que siempre hemos sentido por el Pueblo Panameño que nos bendijo con su voto de confianza- Confianza que en la actualidad se ha convertido en el horizonte que nos señala una Patria diferente, donde la Justicia actúa ya libre de cadenas y mazmorras, fortaleciendo nuestras libertades y nuestra Democracia, dos objetivos muy importantes para el Movimiento Patria Verde y sus miembros.

La Juventud del Partido Popular a través de su accionar ciudadano en las filas del Movimiento, defendió con sus escobas la Institucionalidad, la transparencia y le decencia contra una gestión pública que a todas luces resultaba ser la crónica de un saqueo anunciado, ejecutado y consumado: el descaro de Patria Portugal en la  Defensoría del Pueblo, La complicidad de Gioconda Bianchinni en la  Contraloría General de la República, las actuaciones de Moncada Luna en la Corte Suprema de Justicia, la dudosa gestión de Enrique Ho en la Autoridad del Aseo, el cinismo y los dudosos actos administrativos de Giselle Burillo en la Autoridad de la Pequeña y la Mediana Empresa, el silencio cómplice de Eduardo Peñaloza en la Fiscalía Electoral,  los abusos de Sergio Gálvez y su cofradía parlamentaria en la Asamblea Nacional, todos ellos que finalmente eran parte de un enorme engranaje que provocó mucho daño a nuestro País y sus ciudadanos y cuyos actos ven la luz finalmente, tal y como aquellos cuatro gatos en el Movimiento veníamos denunciando, permanentemente, nosotros los cuatro gatos, aquellos cuatro gatos que de vez en cuando éramos seis, entregamos nuestras escobas al pueblo panameño, escobas que de pronto se volvieron voces y voluntades ciudadanas, pueblo panameño  quien con su última palabra, devolvió el rumbo a nuestro País.
Sigamos el aroma de libertad que deja la Justicia cuando pasa frente a nosotros, celebremos el renacer de una era diferente, donde las  reglas se respeten, las leyes se cumplan y las cuentas se rindan a quienes con su mandato, obligan a todo funcionario público y autoridad del Estado al respeto de las leyes y el Estado de Derecho cada cinco años.