CHILE | CORNEJO: "A LA OPOSICION LE ENCANTARIA QUE LA DC TUVIERA UNA CRISIS CON LOS PARTIDOS DE NM"

Editor Noticiero DC |

Como satisfactorio y positivo, desde el punto de vista legislativo, definió el presidente de la Cámara de Diputados Aldo Cornejo (DC) el período que está a punto culminar a la cabeza de la Corporación. Si bien admite que fue un año recargado de proyectos y con "mucha controversia, discusión, a veces muy ideologizada" está tranquilo porque tiene la convicción de que la institución "ha jugado un rol esencialmente político", que es el que, a su juicio, le corresponde. Está satisfecho con el trabajo que se hizo en lo que respecta a la reforma educacional. Pero le deja un sabor amargo el episodio del minuto de silencio por el aniversario de la muerte de Augusto Pinochet. Ese ha sido el momento "más complejo, difícil y doloroso" de su gestión -dice-, porque su rol fue criticado incluso por legisladores de su propio sector.

Después de casi un año, se va con la convicción de que es necesario separar la conducción política y administrativa de la Cámara, por lo que propondrá una modificación reglamentaria en la materia. Otra certeza con la que deja el cargo es que en Chile debiera existir un sistema unicameral, debate que aún es incipiente en el mundo político.

Con DF, el titular de la Cámara cuyo nombre suena para un inminente cambio de gabinete, abordó la contingencia y el rol de su partido.
-Se dice que la DC está en una encrucijada, a raíz del debate educacional donde se han visto bastantes diferencias con sus socios. ¿Efectivamente lo está, a su juicio?
-La verdad, no creo para nada que la DC esté en una encrucijada. La DC ha sido históricamente, es cuestión de revisar su historia, un partido que ha estado por los cambios en el país, desde siempre. Lo que ocurre en este proyecto en particular, es que podemos tener opiniones distintas al resto, lo importante es que la Democracia Cristiana en el Senado haga posible que la reforma se apruebe con una inmensa mayoría, partiendo por la Nueva Mayoría. Y si eso permite que sea respaldada por un partido de oposición, mejor todavía. Ese es nuestro rol.
-Pero ese rol deja a la DC haciendo oposición en la NM
-Oposición en rigor sería que la Democracia Cristiana dijera 'no quiero reforma a la educación, no quiero poner fin al lucro, a la selección y al copago' y eso dista mucho de la realidad. Hemos dicho siempre que compartimos absolutamente el proyecto. Estamos en desacuerdo en procedimientos, probablemente en gradualidad -cuándo empieza a funcionar una cosa u otra-, pero eso no es ser oposición. No es comparable el rol que juega hoy día la DC en el Parlamento al rol que la juega la UDI o Renovación que sí son partidos de verdad de oposición.
-No obstante ese debate de formas o gradualidad es donde la DC se ha visto más cercana a las posturas de la UDI o RN que a las de su propia coalición.
-La DC toma sus decisiones, en esta materia como en otras, en función de lo que pensamos es mejor para el país en una determinada política pública. Si en ese minuto coincido con Andrés Allamand, fantástico, y por una razón muy simple: porque una reforma de esta naturaleza debe tener ojalá respaldo más allá de la NM. ¿Cuál es el drama político? Somos un partido distinto de otros partidos que forman la NM, tenemos un compromiso que vamos a cumplir y nuestro rol, dentro de un cierto marco, es hacer el aporte que la Democracia Cristiana considera propio. Tal vez no es el ejemplo más apropiado, pero por qué tendría que molestarme que el diputado Andrade quiera suprimir cuatro feriados religiosos, si él sabe que en la Democracia Cristiana hay -no todos- un sector muy cercano a la Iglesia Católica que podría sentirse ofendido porque la fiesta de Lo Vásquez de Valparaíso se va a suprimir. No, respeto al diputado Andrade y entiendo que para él esa fiesta pueda tener cero significado. Eso no significa una crisis política, es parte de la discusión al interior de una coalición. Lo importante es que estemos de acuerdo en lo sustantivo y en lo sustantivo creo que no tenemos ninguna diferencia con ningún partido de la coalición.
-En ese sentido, ¿se sienten presionados por la oposición que intenta ponerlos como una especie de bisagra con estos llamados a definirse en el debate educacional?
-No hay que ser analista político para darse cuenta que lo que hace la oposición es tratar de generarnos un problema al interior de la NM. A la oposición le encantaría que la DC tuviera una crisis de relación con los otros partidos. En eso están profundamente equivocados. No hay que confundir que cuando el presidente del partido dice –y probablemente su expresión no fue la más feliz- que el Ministerio de Educación era una inmobiliaria, reflejaba una preocupación de todos nosotros, pero eso dista mucho de ser un partido de oposición al interior de la NM.
Educación
-¿Cómo enfrenta el partido esta nueva etapa de la reforma educacional dado el escenario interno en la DC y en la NM?
-Voy a hablar por la DC, porque no puedo hablar por los otros. Cuando se ingresa el proyecto que ahora se llama de inclusión, en la DC teníamos distintas visiones. No cabe ninguna duda, y no voy a ser infidente, que Yasna Provoste, en materia de educación, piensa muy distinto a Ignacio u otros. Sin embargo, hicimos un ejercicio en la DC que creo que es un ejercicio a imitar en todo lo que viene. Nos sentamos Pizarro; Walker, Yasna, Venegas, Matías Walker, yo, y un conjunto de asesores, fuimos capaces de ponernos de acuerdo. Hay un documento firmado por todos, en que probablemente Yasna Provoste no salió 100% satisfecha y tampoco Ignacio Walker. Sin embargo, eso ayudó a destrabar la tramitación en la Cámara, fue una gran contribución al gobierno y a los otros partidos y hoy está pasando exactamente lo mismo en el Senado.
-Hay analistas que han planteado que en esta fase está en juego la correlación de fuerzas en la NM.
-Ese análisis parte de un supuesto equivocado, que nos llevamos haciendo un gallito con el resto de los partidos de la coalición y eso no es así. No creo para nada que el rol que juega la DC en el Senado en este proyecto pudiera afectarnos desde el punto de vista futuro a nosotros como partido. Incluso no siento que estemos midiendo fuerzas con nadie.
-¿Pero en la foto del trabajo prelegislativo la DC está en una parada y el resto de los senadores de la NM en otra?
-Nadie puede pretender tapar el sol con un dedo y sostener lo contrario: hemos tenido diferencias, sin duda. Estoy simplemente constatando un hecho. Para muchos la opinión de la Iglesia Católica en educación importa nada, a nosotros nos importa. Y no porque seamos beatos o pechoños, nos importa porque se comete un profundo error cuando se niega el rol político que la Iglesia Católica juega en educación, porque es un actor relevante. Yo estaría preocupado si tuviéramos diferencias respecto de la selección, el lucro, y el copago y no me voy a equivocar, se va a producir un acuerdo que probablemente no sea satisfactorio para todos por igual, pero lo vamos a conseguir.
-La conversación del mundo político ha estado centrada en el cambio de gabinete, ¿cómo lo ve usted?
-Me va a disculpar, pero es una materia en la que los dirigentes políticos en general no debieran pronunciarse. Créame no me gusta que los dirigentes políticos opinen sobre lo que otro tiene que hacer, porque no creo que haya ninguna persona mejor informada, que tenga una apreciación más integral de lo que está ocurriendo en el país, que la propia Presidenta de la República. De manera que decirle lo que debiera hacer hoy o en unos días más, me parece casi una falta de respeto y no voy a caer en eso.
-Pero su nombre suena como candidato a algún ministerio. ¿Aceptaría si lo convocaran?
-No, en esta materia le ruego que me excuse.
-Sin ánimo de darle consejos a la Presidenta, pero el cambio de gabinete es tema en la NM.
-Ese problema no lo ha generado el gobierno, sino los partidos de gobierno y oposición, los medios, en fin. Si hay medidas que tomar no tenga ninguna duda que la Presidenta las va a tomar. Cuándo, con quiénes, no me meto en eso.

"El futuro de la DC se va a jugar en esta elección"
-Jorge Pizarro asumirá una candidatura para presidir la DC, ¿a su juicio, él seguiría en la línea de la defensa de la identidad?
-La identidad de la DC es una obligación de cualquier candidato, porque en la medida que nosotros estemos perfectamente identificados, somos un gran aporte para la diversidad de la NM. Dicho de otro modo, sin la Democracia Cristiana no se puede y la Democracia Cristiana sola tampoco puede. Estamos ad portas de una elección interna del partido y existe la idea, acariciada por muchos, de que seamos capaces de generar un acuerdo mayoritario. Me parece que Jorge reúne las condiciones suficientes para provocar este acuerdo y avanzar en materializarlo. Nadie podría restarse a hacer este esfuerzo, porque la DC no tiene desafíos sólo en la NM, vamos a tener elecciones municipales y parlamentarias, elecciones presidenciales donde la DC legítimamente debe estar representada; entonces, creo que Jorge representa hoy día, más allá de cualquier otra consideración, esta voluntad de ponerse de acuerdo y también voluntad de fortalecer la identidad de la DC, pero al mismo tiempo profundizar la participación de la DC en la NM.
-¿Qué rol juega en este acuerdo unitario Gutenberg Martínez que fue el que prácticamente puso la bandera en el tema de la identidad DC y fue aglutinando al partido en torno a ese concepto?
-Soy amigo de Martínez hace mucho tiempo, he conversado mucho con él en el último tiempo, y le diría que nadie dentro de la DC puede atribuirse el patrimonio de la identidad en forma exclusiva. La pregunta es cómo se fortalece la identidad de la DC. Y ahí podemos tener algunas...
-¿Matices?
-(Risas) Yo diría que la identidad de la DC se fortalece naturalmente preparándola para los eventos que vienen a futuro, para el rol que vamos a jugar en el futuro, pero también se fortalece asociándola a un partido que tiene un compromiso muy fuerte con el cambio. He hablado mucho con Gutenberg Martínez y, créame, que cada vez estoy más convencido que el futuro de la DC –no quiero dramatizar- se va a jugar en esta elección (interna)y yo creo que en esa materia todos somos lo suficientemente responsables para aportar un granito de arena a que ese acuerdo mayoritario se produzca.
-A usted se le considera uno de los líderes de la disidencia en el partido, ¿la disidencia está preparada para enfrentar este desafío?
-Yo estoy absolutamente jugado para que se generen condiciones para que haya un acuerdo mayoritario en la DC. Eso es bueno para el gobierno, para el partido, para los parlamentarios, es bueno para todos. Una señal de un gran acuerdo en la DC es una buena noticia no sólo para nosotros, sino en general para la política.