CHILE | EL IMPACTO DE LA MARCHA DE LA PATRIA JOVEN, 50 AÑOS DESPUES

Editor Noticiero DC |

“Ustedes jóvenes que han marchado son mucho más que un partido político, son mucho más que un hecho electoral, son la patria”, esta histórica frase pronunciada por el candidato presidencial Eduardo Frei Montalva en 1964, la señora Amelia la recita con emoción y sin equivocarse.
Cuando la falange recuerda los 50 años del triunfo de la Patria Joven que concluyó con Eduardo Frei Montalva en La Moneda el 4 de septiembre, es el principal testimonio regional de lo que significó la histórica caravana.

Actualmente la señora Amelia tiene 82 años y en aquella oportunidad 32. Marchó con sus dos hijos mayores. “Me motivó el espíritu solidario de don Eduardo Frei Montalva, Bernardo Leyton que se entregaron por la causa social. Lo que me motivaba era servir y servir”. Recuerda que se ganaron el derecho de ir en el tren de la victoria porque habían llegado a pie a Ovalle. “También recuerdo que un cura del colegio San Antonio me regaló un bombo porque sabía que lideraba estas cosas”.
Llegaron a Quilicura y luego se fueron directo al Parque Cousiño, “Renán Fuentealba Moena era nuestro presidente nacional en 1964 y nos recibió y nos bautizó como la marcha del roto chileno. Esas cosas marcan y llegan al alma”.
Admite que ese recuerdo es imborrable. Su testimonio en la junta regional donde se le hizo un homenaje a quienes participaron en ese hecho histórico, fue reconocido.
El nuevo presidente regional de la Democracia Cristiana, Camilo Ossandón, aseguró que era necesario efectuar este homenaje por lo que significó en la historia del partido y del país. “Esta fecha fue un hito inspirador y que nos motivó entrar a la DC”.
Si bien el presidente distrital, Abdón Anais tenía 5 años en 1964, recuerda que vivió todo ese proceso por su tío quien encabezó la campaña en la empresa del cobre. “Estaba en Chañaral. Era muy chico, pero el gobierno de Frei lo viví intensamente por mi tío y por eso soy DC”.
Claudio Salcedo Alemparte (ex seremi de la Vivienda y Urbanismo) tenía 19 años cuando participó en la marcha de la Patria Joven. “Me correspondió recibir un grupo que venía del sur comandado por mi primo que a su vez era hijo del alcalde de Las Cabras. Nunca había visto una concentración humana tan numerosa y fue maravilloso e impresionante”.
Salcedo entendía el fervor popular. Recuerda que para un censo campesino pudo constatar que muchas personas aún andaban con ojotas y los niños del campo a pies pelados. “No tenían zapatos. Fue una época triste. A la gente le pagaban con fichas en los fundos, injusticias gigantescas y estamos hablando de hace sólo 50 años”.
Juan Carlos Vivanco estaba terminando sexto año de Humanidades cuando se enroló en el tema de la marcha de la Patria Joven. “Fue un gran movimiento con mucha mística y participación. De hecho, la juventud nos incorporamos con mucha fuerza”.
Vivanco estaba en Viña Alemana, sin embargo, ayudado por la mística que se había generado se trasladó a Huentelauquen y luego en Monte Patria,“vivíamos con la gente y dábamos a conocer el programa y recibir las inquietudes de le gente”.
Vivanco admite que fue triste contrastar la realidad que se advertía en el campo “era un desastre. Los jóvenes queríamos hacer un cambio y se hicieron reformas profundas. En ese tiempo, no había escuelas, ni profesores y se tuvo que hacer todo eso.”.
EL CARISMA DE FREI.- Pedro Escandón había colocado carteles de apoyo a Frei Montalva para la campaña de 1958. Tenía experiencia. Es por ello que con 20 años para la campaña de 1964 sabía el trabajo “De los 16 años que me sentía demócrata cristiano”. Cree que ayudó mucho la influencia de su padre, “que era un social cristiano y en ese tiempo había un partido muy preparado y poseía una mística que podía unir a un país entero e ir detrás de esto que se llamó la revolución en libertad. Frei tenía un carisma muy especial y elaboraba un discurso muy completo de las transformaciones de que Chile requería en ese tiempo”.
Escandón plantea que es muy difícil encontrar en la historia de Chile un Gobierno más realizador y revolucionario que el de Eduardo Frei Montalva. “Fueron cambios estructurales muy importantes, como la Reforma Agraria y leyes para los trabajadores”.
Eduardo Sepúlveda Muñoz se había involucrado de lleno en la campaña de Frei Montalva. Su padre del mismo nombre era cercano al presidenciable y venían trabajando desde el norte. De hecho, una vez que el candidato falangista llegó a La Moneda lo nombró intendente por la provincia de Coquimbo, mientras que Sepúlveda Muñoz resultó diputado en 1965. “El proceso que se vivió se hizo con un contexto de futuro”, destaca.
EN PRIMERA LÍNEA .-En 1964 Renán Fuentealba era el presidente nacional del Partido Demócrata Cristiano cuando Frei Montalva llegó a La Moneda. Recordar ese episodio 50 años después le produce orgullo. “Una gran emoción porque Frei Montalva, un hombre muy culto comenzó a hacer una revolución en libertad y ahí están las cosas que él hizo que fue mucho”.
Sostiene que la marcha de la Patria Joven surgió de la propia juventud, aunque advierte que no hay que restarle méritos al publicista Germán Becker, “él fue el de la idea y por supuesto que el partido respondió 100% y todos nos incorporamos”.
A juicio de Fuentelba, el recorrido le permitió conocer la cara de un chile totalmente abandonado. “No sólo nos dedicamos a marchar, sino que en cada parte se hacían sus actos y se tomaba contacto con la gente y llegaron a Santiago llenos de motivaciones porque habían recorrido Chile de sur a norte. Son recuerdos realmente imborrables por lo que me siento muy emocionado porque me tocó ser presidente del partido en esa época”.
-¿Cree que durante 50 años la revolución en libertad estuvo un poco dormida?
“El espíritu que existía en ese tiempo no existe hoy día en la juventud. No se ha motivado como lo hizo durante esa época. Era lógico porque era una candidatura con grandes posibilidades de triunfar. Hoy día el panorama no es igual, han pasado muchas cosas. Pasó una dictadura que quiso hacer pedazos a todos los partidos”.
-¿Cuál es la diferencia de esa reforma que impulsó Frei Montalva en 1964 con la que está sacando ahora adelante Michelle Bachelet medio siglo después?
“En el fondo ellos están continuando la revolución en libertad. Lo que debió hacer el Gobierno de Allende (Salvador) es continuar las transformaciones profundas de nuestro país en libertad y en democracia, no lo quiso hacer y ahí están las consecuencias de todo lo que pasó, pero ellos quisieron establecer la dictadura del proletariado”.
-¿Qué le comentó Frei Montalva del éxito que se logró con la marcha de la Patria Joven?
“Él estaba feliz porque fue un acontecimiento que no se ha repetido en Chile. Fue único que conmovió las entrañas del país. La juventud del norte y del sur y la concentración en el parque Cousiño no se había visto en América y eso removió las raíces y el espíritu de los chilenos que le dieron un gran triunfo a Eduardo Frei”.
-¿Percibe que no se ha reconocido del todo lo logros alcanzados?
“La envidia política. La política sigue siendo muy pequeña. Nadie es capaz de reconocer los méritos del adversario. A Frei le han reconocido los méritos internacionalmente, pero en Chile no lo suficientemente”.
-¿Actualmente la DC se siente arrinconada en la Nueva Mayoría?
“La Nueva Mayoría está desarticulada por la ambición de algunos partidos políticos que tienen todavía los resabios totalitarios en su mente como esa famosa frase de que hay que usar la retroexcavadora. No se trata de eso, si las revoluciones en democracia tienen que hacerse con la mayoría y también tiene que recoger la opinión del adversario.
-¿Advierte a la DC fuera de la Nueva Mayoría?
“No, no la veo fuera, la veo en que esto se encauce por la vía democrática y que las cosas se hagan de acuerdo con la mayoría”.