CHILE | CONSEJO NACIONAL DE LA DC BUSCARA JUGAR UN ROL EN EL PERFILAMIENTO DEL PARTIDO

Editor Noticiero DC |

Tras la Junta Nacional del 26 de julio, tanto el oficialismo –representado por la directiva encabezada por Ignacio Walker- como la disidencia de la Democracia Cristiana se dieron por ganadores. Pero será sólo a partir de hoy, cuando se constituye el Consejo Nacional que resultó electo en ese cónclave, que se podrá dilucidar quién tiene la fuerza al interior del partido y hacia dónde apuntarán las resoluciones del organismo, en lo relativo a la relación entre el falangismo y La Moneda. Esto, dado que los efectos de la defensa que ha hecho el controvertido timonel de la identidad DC han provocado fuertes críticas al interior de su propio partido.

Aún así, el voto político consensuado entre el oficialismo y la disidencia, con que se clausuró la Junta Nacional de julio, reitera la visión que Walker le ha impreso a su gestión desde el inicio del actual gobierno, ya que su punto séptimo establece que: “la DC acuerda acentuar su personalidad política en la realidad chilena, fortalecer su aporte e identidad y sus propuestas a favor de una humanización de nuestra sociedad”.
Y entre más avanzan las reformas, más crece la preocupación, tanto al interior de la propia falange como de la Nueva Mayoría, sobre hasta qué punto Walker pretende sacar a relucir la identidad del partido. De ahí la importancia de la constitución del Consejo Nacional que, junto con la directiva, es el máximo órgano de la DC y cuyas resoluciones deberán, según el secretario nacional de la colectividad Víctor Maldonado, “significar un fortalecimiento de la posición política de la DC, queremos que se defina sobre temas relevantes”.
Es por esta razón que, aparentemente, el organismo electo en julio va a tener mucho trabajo, ya que la directiva espera que se “pronuncie siempre sobre temas relevantes de la contingencia”, entre los que, por ejemplo, se cuentan las polémicas reformas del gobierno de Michelle Bachelet. Ámbito en el que el presidente del partido ha provocado fuertes debates e intercambio de duras declaraciones con otros representantes de su propio sector, particularmente en lo que respecta a la reforma educacional.
En esta misma línea, Maldonado explica que según una evaluación de la dirigencia falangista “ya se terminó la etapa de instalación del gobierno y se deben dar señales de cuál debe ser la línea para lo que viene hacia adelante” y que, en este contexto, la DC “debe definirse como partido más que como individualidades”. A juicio del secretario nacional, hasta ahora el partido había tenido muchas vocerías, pero en adelante tiene que haber una sola voz y esa debe estar representada por las definiciones que el Consejo nacional adopte sobre los diferentes temas de la contingencia.
Mientras tanto, la disidencia también está a la espera de ver cómo se desenvuelve el organismo, porque sólo sobre la marcha –dicen- se verá hasta qué punto el oficialismo interno tiene mayoría. Lo que sí está claro es que estará atenta a las “definiciones” que a través del Consejo Nacional pretenda imponer la mesa.