MEXICO | EVERARDO PADILLA CAMACHO, DURANTE LA CONMEMORACIÓN DEL 27 ANIVERSARIO DE ACCION JUVENIL

Editor Noticiero DC |

Gustavo Madero, Presidente del PAN; Cecilia Romero, Secretaria General  del Comité Ejecutivo Nacional; Juan Pablo Adame, Diputado Federal y amigo; Carlos Castillo López, autor del libro “Cartas a un joven panista”; señores ex Secretarios Nacionales de Acción Juvenil
José Espina y Cristian Castaño.

Muy estimados Secretarios Estatales de Acción Juvenil; muy estimados miembros de la Secretaría Nacional de Acción Juvenil


Amigas y amigos todos.

Hace casi 75 años, un grupo de jóvenes motivados por el más profundo amor a México decidieron emprender una de las empresas más admirables en la historia moderna de este país.

Ninguno de ellos vio con sus propios ojos cuando Acción Nacional se convirtió en la primera fuerza política de México pero tampoco eso era lo que buscaban. Aquel grupo de jóvenes sembró con sus ideas y valores la esperanza de un futuro mucho mejor.

Si alguien en Acción Nacional ha apostado por sí mismo, por su propio partido, por los valores de Acción Nacional, por la democracia que Acción Nacional viva y por lo que Acción Nacional ha sido, es y seguramente será nosotros los jóvenes panistas.

Aquí hay historia y hay herencia, una herencia de lucha y de valor. Aquí también hay amistad verdadera. Esta es, para los jóvenes de México, la casa, familia y escuela.

Esta es nuestra casa, una casa fuerte que nos recibe con entusiasmo y nos brinda las mejores oportunidades de nuestra vida. Esta es nuestra familia, una familia de miles de jóvenes, de todos los estados de la República, de todos los estratos sociales, unidos en los ideales de un México sin injusticias. Esta es nuestra escuela, una escuela de una mejor clase política que no haga perder el tiempo a los mexicanos y que con generosidad hace los sacrificios necesarios para transformar este país día con día.

Todos aquí tenemos alguna fotografía en algún mitin, en algún curso, en algún encuentro juvenil. Todos contamos con alguna anécdota que nos hizo amar más a esta organización, todos seguramente llegamos con las manos vacías y hoy tenemos las manos llenas de amigos y de experiencias.

Me honra mucho dirigir a esta generación de panistas, me satisface ser el primer servidor de los jóvenes del PAN, pero me complace también informarles que Acción Juvenil está cambiando para bien.

Acción Juvenil está cambiando, hoy es una organización mucho más profesional y con rumbo claro porque tenemos un plan que va más allá de una coyuntura o un trienio. Acción Juvenil está cambiando porque no solamente recuperamos con la ayuda del Presidente Madero las Becas Linceo después de 8 años sin tenerlas, sino que también ampliamos nuestra oferta formativa y ahora contamos con Becas también para Seminarios, Diplomados y Licenciaturas para todos los jóvenes panistas.

Acción Juvenil está cambiando y en unas semanas tendremos un nuevo reglamento, que nos dará mejores herramientas democráticas para tener estructuras de jóvenes más fuertes y con mayor presencia en el exterior.

Acción Juvenil está cambiando y corrigiendo los errores del pasado, hemos recuperado el liderazgo internacional en las Juventudes Demócrata Cristianas de América, la presencia permanente en los medios de comunicación de nuestro país y la comunicación interna mediante una página de Internet funcional para todos los miembros de Acción Juvenil.

Estamos a casi cinco meses de habernos reunido en nuestra décima Asamblea Nacional  y debo decir con mucho orgullo que en tan solo cinco meses juntos reactivado a esta organización denominada  Acción Juvenil.

Lejos de cualquier actitud triunfalista señalo también que son muchos los pendientes por resolver, faltan muchos municipios donde fundar, faltan muchas convocatorias por realizar, faltan muchos jóvenes mexicanos por conquistar.

Hemos avanzado y mucho para cambiar la estructura organizacional del nuestro querido juvenil, pero nos urge cambiar también nuestra actitud ante los problemas de los jóvenes de México. A veces pareciera que tuviéramos miedo a decir la verdad en público, miedo de luchar contra un sistema político poco democrático, miedo de sumar a este partido a más y mejores jóvenes, mejores que nosotros mismos.


Y justo es ahí, cuando no imagino al Maquío callando la verdad, primero lo mataban antes de que se callara. No imagino tampoco a Pancho Barrio con miedo a denunciar los atropellos del PRI en Chihuahua ni al Jefe Diego o a Carlos Abascal con miedo a argumentar con audacia en contra de las injusticias del gobierno.

No veo miedo tampoco en los jóvenes venezolanos que están muriendo por defender su libertad y a su patria, asesinados por un gobierno corrupto y totalitario, por un sistema político que aplasta al opositor, que encarcela al disidente y emula a la famosa dictadura perfecta que todos los mexicanos conocemos.

Desde este recinto expreso nuestra solidaridad para todos los jóvenes de Venezuela.

Y aquí estamos también nosotros. Frente a un gobierno que no atiende a los jóvenes, que al contrario, nos está condenando a un futuro de miseria, de inflación, de falta de oportunidades de empleo y de educación. Yo provengo de un estado donde los jóvenes tienen dos opciones para prosperar, trabajar en Estados Unidos o trabajar para  el crimen organizado.

Precisamente por ellos es que seguiremos cambiando, porque este es el partido del futuro y lo seguirá siendo porque estamos formando una mejor generación de panistas con valores pero también con habilidades técnicas para ganar y gobernar, pero ganar con ética y para gobernar con ética.

En las vísperas del inicio de una contienda democrática en nuestro partido y con todo el entusiasmo que los próximos meses van a representar para todos nosotros, quiero aprovechar la presencia de nuestros amigos de la prensa para dejar en claro y recordarnos a nosotros mismos que Acción Juvenil no es botín político de nadie, no tiene dueño pues es un instrumento de todos los jóvenes de México, ellos son su dueño.

Acción Juvenil no está en venta ni tampoco está en renta, esta es una organización seria y responsable, aquí viven y conviven los hombres y las mujeres que gobernarán este país en algunos años.

Frente a esta coyuntura también me atreveré a citar a Don Carlos Castillo Peraza lo hago ante la presencia de uno de sus hijos, un atrevimiento en una época donde pareciera que parafrasear a los grandes panistas de ayer se convierte en el remedio más burdo para disfrazar nuestras indecencias y perversiones de hoy. Y sin embargo lo hago porque me parece que sus palabras han adquirido una vigencia idónea para los meses que se aproximan en la vida interna de nuestro partido.

Esto fue lo que Don Carlos les dijo a los juveniles en 1995 en una Asamblea Nacional: “…hagan una reflexión conmigo, normalmente en el PAN las disputas y las querellas suelen ser entre nuestros mayores: no le entren. A los quieran hacer la danza de los viejitos déjenlos solos, la parte juvenil del partido tiene que ser un solo corazón, un solo latido, una sola alma. Tienen que aprender a resolver localmente las diferencias de una manera democrática, civilizada, tranquila y limpia.

Tienen que ser los constructores constantes de una mejor democracia interna del partido, no se dejen llevar por las querellas entre los mayores, son los jóvenes los que nos tienen que salvar de las diferencias entre los panistas mayores, ustedes nos tienen que dar la lección de la unidad y cuando vean que un panista mayor juega el juego del adversario frénenlo ustedes, díganle aconséjanos pero no nos guíes ya, porque el destino de Acción Nacional está en el corazón de Acción Nacional y el corazón de Acción Nacional es la unidad de Acción Nacional, a ustedes jóvenes panistas les confío el corazón del partido: su unidad.

Llévenos por los senderos por los que van los partidos que crecen con gases que se expanden pero sin perder la cohesión de sus moléculas, lleven al partido los senderos de la unidad, lleven a Acción Nacional estado por estado a las fuerza que da la unidad, sean constructores y reconstructores, sean autores y creadores de unidad partidista ahí donde ustedes estén y súmense, apréndanse a sumar para que podamos seguir creciendo. “

Yo hago mía esa misma petición a todos ustedes. Para ser la generación de la Unidad.

Unidad en lo importante por encima de lo urgente, para mirar más lejos y más alto, unidad como ejercicio de sinceridad con el otro y con nosotros mismos, unidad para mantener por encima de nuestras diferencias un espíritu humanista.

Unidad ante los enormes retos que tiene este partido para recuperar la confianza de los mexicanos, para entender que hay tiempos de siembra y tiempos de cosecha. 

Unidad por el bien del PAN pero sobretodo unidad por el bien de México.

Muchísimas gracias.