EL SALVADOR | RODOLFO PARKER: SE HA PERDIDO EL ACERCAMIENTO CON LA POBLACION Y SUS NECESIDADES

Editor Noticiero DC |

Rodolfo Parker, secretario general del Partido Demócrata Cristiano (PDC) y uno de los más experimentados políticos del país, afirmó (en entrevista a lapagina.com.sv) que existe una crisis de representatividad debido a que se ha perdido el acercamiento con la población y sus necesidades. El dirigente pedecista aseguró que hay una pérdida de valores en la sociedad salvadoreña lo que podría revivir el conflicto social que fue derrotado en el pasado conflicto armado, por lo que es urgente un pacto nacional por la unificación de todos los sectores para lograr el bien común.

¿Cómo ve el  panorama político de cara a la segunda vuelta presidencial?
Francamente el tema de las encuestas en un proceso donde los plazos son tan cortos puede ser perjudiciales para el partido que obtiene los altos bajos, pero yo soy un demócrata y creo en la democracia, creo en la inteligencia de las personas y los respeto como individuos, no solamente porque los mandan o doctrinan, sino porque soy un democracia convencido por formación y por convicción.
Cualquier cosa puede pasar en un evento electoral y no se trata de equiparlos con los partidos de fútbol, se trata que las democracias sean  las sumas de las inteligencias libres de hombre y mujeres libres que toman su determinación el día de la elección.
¿Incide las campañas electorales? Sí, sin lugar a dudas, pero todo lo que está pasando no solamente en el contexto nacional e internacional  puede llevar a las personas a tomar su propia decisión.
Me duele como Rodolfo Parker y como secretario general de mí partido Demócrata Cristiano que instrumentalicen la pobreza, la necesidad de la gente, de los grupos y personas más vulnerables del país para llevarlos de una forma contaminada a votar por una opción en particular.
Que se aprovechen de la pobreza de la gente a través de ofrecimientos, de regalías y que toda la vida le ofrecen cosas para condicionar su voto. Me molesta, me indigna y lo tengo que decir.
Partiendo de una convicción que aquí se desdibuja que en algún momento y en determinadas circunstancias grupos, personas, sectores necesitan que se les tienda una mano y eso puede ser por vía del subsidio directo o subsidios indirectos y eso es legítimo, correcto y necesario.
Pero que los partidos políticas vengan a perfilar ofrecimientos por obtener votos y comprar conciencia que esos beneficios van a ser de por vida es un insulto a la dignidad de la persona humana.
Se puede dar el sostén por momentos determinados mientras la necesidad existe pero no mantener el "status quo" de la persona en pobreza y una forma de mantenerlos ahí es darle regalos toda la vida.
¿Se refiere al partido ARENA con su cambio de postura en cuanto a los programas sociales?
Me estoy refiriendo de los distintos partidos políticos,-no fue el caso de UNIDAD-,  y no voy a hacer citas específicas, pero pretender comprar conciencias a través de cosas que dibujan como regalías y como programas sociales es una falta de conciencia y es una ofensa para el pueblo que queremos representar.
¿Los programas sociales deben ser temporales entonces y no permanentes?
Solo cuando haya necesidades especiales. Las personas por su dignidad gustan disfrutar del fruto legítimo de su esfuerzo. No  buscan que les estén regalando y eso va en contra de la dignidad, pero sí hay momentos en que la gente necesita que se le brinde una mano y hay que levantarlo.
Aquí están comenzando a confundir valores y crear antivalores. Quien manda por más tiempo es quien tiene  mayor oportunidad de tener herencia popular y eso es incorrecto. Se está tergiversando las convenciones sociales que son a través de las cuales se van manteniendo los valores. Las cosas van caminando al revés.
¿Están siendo instrumentalizados los programas sociales para obtener fines electorales?
Los programas sociales están siendo instrumentalizados para comprar votos y eso es inmoral, incorrecto y me duele por la gente nuestra muy necesitada. Están jugando con la necesidad de la gente, la están engañando y están instrumentalizando seres humanos.
Entonces ¿a quién favorecen los programas sociales?
No favorecen al país, no favorece al ser humano, no favorece al a democracia, no favorece al sistema ni a la maduración de la cultura. No favorece nada.
En cuanto a los partidos yo no sé a quienes va a favorecer los programas sociales, pero sé que están escupiendo para arriba y si los partidos tienen una visión más allá de sus intereses partidistas,-el deber ser-, pues tampoco les está favoreciendo a ellos.
Al final se puede estar favoreciendo el apetito de grupos de poder que se encargan de instrumentalizar a los mismos partidos políticos de los que forman parte para obtener determinados beneficios y vivir y seguir viviendo de la política como lo que son: unos verdaderos sinvergüenzas.
¿Cómo ve a la derecha de cara a la segunda vuelta presidencial? ¿Está dividida?
El problema central no es la salubridad de la izquierda o la derecha en el país. El problema que veo es que se pueda reabrir un conflicto que ya estaba cerrado desde los Acuerdos de Paz; es decir, durante el conflicto armado había obviamente una confrontación ideológica, política, pero también social.
Con la firma de los Acuerdos de Paz la confrontación social se detuvo y permitió  que ésta menguara y se fuera desvaneciendo aunque existiera la confrontación ideológica, pero ahorita el problema no es de izquierda o derecha. El problema es que el conflicto social se está reabriendo y eso está a la vista.
El país se está dividiendo con base a un conflicto social y eso es grave para derechas a izquierdas y al final se cosechará lo que hoy se está sembrando.
¿Hay algún líder en la izquierda o la derecha que pueda evitar este conflicto social que menciona?
Aquí las cosas tendrán que verse como la argolla de una cadena y que cada argolla tiene un significado muy importante y la cadena será tan fuerte como cada una de sus argollas y no habrá pequeños o grandes. Nos unimos todos o el país va a perder viabilidad y eso en perjuicio de las nuevas generaciones, más allá que hay grupos vulnerables socialmente…estamos hablando de un tema generacional.
Estaremos heredando a nuestros hijos el peor país de la región centroamericana y eso hay que verlo como un tema muy grave, las cosas no están nada bien, todo está destartalado y hay que unir las piezas para colocarlas en el mismo tablero.
¿Considera que existe algún político que pueda liderar este proceso?
Este proceso necesita más que un líder o liderazgos individuales. Se requiere de conciencia social y está claro que cada personas que ejerce una labor gerencial tiene que trascender y no quedarse como en el sistema feudal donde cada quien hacía su propio feudo y se dedicaba a legislar con sus propias ideas en perjuicio de los demás.
Aquí ya no es época de feudos. El liderazgo ha sido confundido y se construye en capilla propia y todo lo que está afuera no vale. Se tiene que trascender de un liderazgo que va quedando atrás y se tienen que buscar,- por primera vez en la historia del país-, el reconocimiento de lo que significó los Acuerdos de Paz y tener una visión nacional.
Una visión nacional trasciende a los liderazgos individuales.
¿Tony Saca podría ser parte de esa cadena para evitar un conflicto social?
Tony Saca está llamado a eso y no me cabe duda que tiene un sentimiento en esa dirección. Hay muchas personas de tres generaciones que venimos desde la guerra y esas mismas tres generaciones han participado en la construcción de la paz.
Las mismas tres generaciones estamos comprometidos por el mal legado que le estamos dejando a las nuevas generaciones y eso no tiene ninguna justificación y hay que hacer una mea culpa y determinar qué es lo que no hemos hecho bien.
¿Qué tan necesario es despolarizar al país para lograr la armonía social?
Si el país no se despolariza va a ser imposible que  concurran voluntades para trabajar un proyecto de país. Si se sigue el proceso de polarización como ahorita está no tendremos una plataforma de lanzamiento del país y cada quien continuará halando para su propio lado y estirando la pita hasta ya no poder.
¿Esa armonía social implica la unión también de la derecha?
Se deben unir pero sin perder sus valores, principios y dejar sus propias ideas. Esto es como las piedras que van en el rio y se van puliendo al chocar unas con otras y son mejores.
La democracia se trata de que las ideas choquen, pero no para mantenerse una contra la otra. Que choquen, que se enfrenten y de ese enfrentamiento de ideas surjan otras mejores para guardar el equilibrio y la armonía.
¿Qué se necesita para que las ideas contrarias choquen y se pulan en beneficio de El Salvador?
Se necesita que cada quien renuncie a paradigmas propios,-no me refiero a valores y principios-, se necesita muchas responsabilidad, capacidad de renunciar a lo que uno cree que es verdad.
¿Cómo se podría lograr un pacto social con una derecha dividida?
Es bueno que exista la derecha como la izquierda y en todo país civilizado existen ambas partes. Que los partidos políticos no han sido capaces de asumir el rol desde los Acuerdos de Paz y que estábamos llamados a asumir…es una verdad.
La división de la derecha ha ido alejándonos de la civilidad de la población hacia los partidos políticos en el ejercicio de la democracia y el problema es más profundo porque se puede estar llegando  a que el criterio de la multitud sustituya la gobernabilidad democrática y esto lo estamos viendo no solamente en El Salvador, lo estamos viendo en países como Chile y España.
Hay que recuperar la credibilidad de las instituciones frente y de cara a la población. Se ha perdido el acercamiento a la población y se tiene que conocer cómo está viviendo el día a día la familia. Tenemos que recuperar la cercanía con la gente.
Más que izquierda y derecha es la falta de credibilidad entre los representantes y los representados.
En la Democracia Cristiana no tenemos problemas que exista la izquierda, incluso da equilibrio democrático, y hasta se dice que somos izquierda en lo social y derecha en lo económico, pero nos autodefinimos como personas más doctrinarias que ideológicas, pero humanistas; es decir, nuestro compromiso es con la felicidad de la gente y eso pasa porque se les reconozca su libertad, se les garantice su seguridad y todo lo que tiene que ver con la naturaleza humana.
¿Ese bien común tiene con las elecciones del próximo 9 de marzo?
Sí. Está en riesgo el bien común porque lamentablemente aquí  unos que afirmaron que habría un choque de trenes y así está pasando, pero el bloque de UNIDAD lo trató de evitar. Lo que se estaría viendo es un sistema contra otro sistema y esto sí es grave para los intereses del país.
En el caso del PDC hemos dicho que ya no es la opción propia que va a participar en el próximo proceso electoral que se define el 9 de marzo, pero el llamado que hemos hecho es no solamente a nuestra militancia sino a la población en general para que vayan a votar. Hay que ir a votar por la opción que más se acerque a nuestro ideario y a nuestra doctrina.