URUGUAY | DEMOCRACIA CRISTIANA REALIZARA SU ASAMBLEA NACIONAL EL PROXIMO 16 DE NOVIEMBRE

Editor Noticiero DC |

Por estas horas se están distribuyendo tres documentos que contribuyen al tratamiento del temario y ayudarán a ordenar el debate.
El documento «El Partido Demócrata Cristiano en el siglo XXI» propone un resumen del último año tras la conmemoración de los 50 años del PDC en 2012, y algunas líneas de acción futura. «Desde la perspectiva de reafirmación ideológica demócrata cristiana, debemos tener como objetivo político canalizar y expresar en lo políticamente y en lo partidario a la izquierda cristiana uruguaya», señala el documento.
En este sentido el Instituto Humanista Cristiano Juan Pablo Terra “tiene un rol imprescindible a desarrollar para facilitar el encuentro, en base a temas ideológicos y programáticos de los distintos compañeros que actúan en el FA desde esa visión».

El PDC, en el marco de la AP 738, «deberá reorganizar su accionar y coordinar y respaldar la acción de sus militantes en todo el país y generar propuestas y líneas de trabajo en los temas tradicionales de su ideología, como son el trabajo y todo lo que de él surge, la economía social y solidaria en su visión amplia que incluye al cooperativismo y las empresas autogestionadas, la situación de la niñez en Uruguay, el desarrollo de los gobiernos locales y el valor de participación comunitaria, en el marco de una nueva agenda pública basada en: garantizar equidad de oportunidades desde el inicio de la vida, aumentar el egreso de la educación media hasta alcanzar la universalización, promover activamente el desarrollo productivo y el trabajo, reducir la segmentación social-territorial y promover la integración social, y promover una ética ciudadana de valores compartidos».
Según el documento, «la continuidad del Gobierno del FA, el proyecto de renovación generacional que impulsamos con el Flaco (De los Santos), la realidad del Instituto HCJPT, la alta posibilidad de que la DC retorne al Parlamento, la voluntad de impulsar áreas temáticas vinculadas a nuestra base ideológica, nos permiten proyectar a la Democracia Cristiana con mucha esperanza hacia el futuro».


Según el trabajo «Construyendo el Uruguay del futuro desde el ejercicio del gobierno», son cinco las tareas centrales que, desde nuestra perspectiva humanista cristiana, deben impulsarse desde el Gobierno Nacional: «Garantizar equidad de oportunidades desde el inicio de la vida; aumentar el egreso de la educación media hasta alcanzar la universalización; promover activamente el desarrollo productivo y el trabajo; reducir la segmentación socio-territorial y promover la integración social; y promover una ética ciudadana de valores compartidos».
Para desarrollar exitosamente estas tareas «se requiere decisión política, recursos y gestión pública articulada y de calidad. Convicción y decisión para asumir desafíos que sabemos son difíciles e implican tareas de largo aliento, pero que justamente por ello deben ser encaradas cuanto antes. Debemos aportar nuestros mejores hombres y mujeres a la función pública en sus diversos niveles. Para varias de estas tareas los recursos financieros están disponibles en el presupuesto, para otras hay que obtener los recursos complementarios que sean necesarios con los instrumentos disponibles y a desarrollar».
El 21 de setiembre el Plenario Nacional del FA aprobó las Bases Programáticas para el tercer gobierno nacional del Frente Amplio, elaboradas por la Comisión Nacional de Programa del FA que preside nuestro compañero Héctor Lescano, y las remitió a todas y todos los frenteamplistas para su análisis y discusión de cara al Congreso Nacional del FA que tendrá lugar el 23 y 24 de noviembre.
«Así como hemos estado comprometidos y participado activamente en el proceso de formulación de las Bases Programáticas del FA y en la discusión hacia el Congreso, luego de éste tenemos por delante una triple tarea: presentar estas propuestas a los ciudadanos y ciudadanas y recoger su opinión y aportes; continuar desarrollando estas ideas desde nuestra perspectiva humanista cristiana; y prepararnos para participar del 3er gobierno nacional frenteamplista desde el cual alcanzar mayores niveles de desarrollo humano en una sociedad con más bienestar y equidad».


Por último, el documento «La perspectiva del humanismo cristiano ante los desafíos actuales», recuerda que este se basa en algunos principios «que son el núcleo duro de su doctrina, que inspira el “deber ser” desde el cual evaluamos y juzgamos la realidad social y política».
El trabajo se apoya en la lectura de «Mística, Desarrollo y Revolución» de Juan Pablo Terra, el Programa de Principios del PDC, y «Desarrollo humano y cohesión social en Uruguay» de Pablo Martínez Bengochea, entre otros.