ODCA - VENEZUELA | DECLARACIÓN ODCA SOBRE USO DE LA VIOLENCIA OFICIALISTA EN VENEZUELA

Editor Noticiero DC |

Ante la agresión sufrida por los diputados de la oposición y la negativa del Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, de permitirles ejercer los derechos que les garantiza la Constitución
La Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) emite la siguiente Declaración Pública:

<![if !supportLists]>1.    <![endif]>La Organización Demócrata Cristiana de América rechaza enérgicamente el uso de la violencia, utilizada por el oficialismo en Venezuela para acallar y amedrentar a la oposición venezolana, representada por los diputados de la Mesa de Unidad Democrática en la Asamblea Nacional de Venezuela.
<![if !supportLists]>2.    <![endif]>Es responsabilidad absoluta del Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, instigar y promover los actos de violencia ejercidos en contra de los parlamentarios, pues además, al tolerar la violencia contra los opositores, Diosdado Cabello está llevando a su país a un clima de enfrentamiento y violencia y se pone al margen de la Constitución y las leyes.
<![if !supportLists]>3.    <![endif]>La Constitución de Venezuela garantiza a los miembros del Poder Legislativo plena libertad para emitir “votos y opiniones en el ejercicio de sus funciones” e inmunidad parlamentaria por lo que no podrán ser “coartados en el ejercicio de sus funciones”. Igualmente, el Reglamento de la Asamblea Nacional precisa que son derechos de los diputados y diputadas: “Solicitar, obtener y hacer uso del derecho de palabra”, ejercer “el derecho a réplica”, “realizar sus funciones en un ambiente sano” y “recibir protección a su integridad física”.
<![if !supportLists]>4.    <![endif]>En consecuencia, la decisión arbitraria del Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, de negar el uso de la palabra a los parlamentarios de la oposición constituye una violación a la Constitución, un quiebre al principio de separación de poderes y al fuero parlamentario, la violación al principio de representación popular, la supresión del derecho a la participación política de las minorías en el Congreso, la violación de los derechos de los parlamentarios y, en síntesis, una “alteración o ruptura inconstitucional del orden democrático” en los términos establecidos por la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA).
<![if !supportLists]>5.    <![endif]>La actuación del Presidente de la Asamblea de Venezuela no sólo es inconstitucional, autoritaria y antidemocrática, sino que adicionalmente no cumple con las obligaciones que le son propias, entre ellas: “Garantizar el ejercicio del derecho de palabra de los diputados y diputadas” y “garantizar la seguridad personal de los diputados y diputadas mientras se encuentren en el salón de sesiones y en las instalaciones del Poder Legislativo”. Muy por el contrario, el Presidente de la Asamblea no solo no toma medidas contra los agresores, sino que tolera abiertamente el uso de la violencia contra la minoría legislativa.
<![if !supportLists]>6.    <![endif]>La ODCA advierte que la repetición de estas agresiones descarta que se trate de un hecho aislado, sino de una práctica sistemática de uso de la violencia contra opositores, la que es aceptada y tolerada por las autoridades. Conviene recordar que el uso de la violencia oficial, fue una de las prácticas utilizadas por las dictaduras militares en América Latina y debe ser desterrada para siempre en nuestras sociedades democráticas.
<![if !supportLists]>7.    <![endif]>El gobierno venezolano es el principal responsable de garantizar el respeto a los derechos humanos, la seguridad e integridad de las personas, las libertades públicas, principalmente las de prensa, de expresión y opinión, la paz social y la democracia. El uso de la violencia oficial, la agresión a los opositores, la persecución política, los despidos políticos, las amenazas verbales y el desconocimiento de los derechos no solo son un atentado a la democracia, sino que sienta las bases de un clima de enfrentamiento, en un país que con tales acciones ha sido dividido y polarizado.
<![if !supportLists]>8.    <![endif]>La ODCA formula a un llamado a los Congresos de América Latina para que demanden al Gobierno de Venezuela, a la Asamblea Nacional de Venezuela y, muy especialmente, a su Presidente Diosdado Cabello poner término inmediato a la violencia contra los opositores y a respetar los derechos de todos los parlamentarios.
<![if !supportLists]>9.    <![endif]>Finalmente, la ODCA apoyará la intervención de la Organización de Estados Americanos (OEA) para demandar el cumplimiento de la Carta Democrática Interamericana y evitar que el clima de violencia y enfrentamiento promovido en Venezuela por sus autoridades, constituya en el futuro un pretexto para la violación de los derechos humanos, la libertad y la democracia.