EDITORIAL | OSWALDO PAYA SARDIÑAS Y HAROLD CEPERO, SU VIDA POR AMOR A CUBA

Editor Noticiero DC |

Hoy se cumple un mes de la muerte de Oswaldo Payá y Harold Cepero en un supuesto accidente de tránsito, ocurrido mientras viajaban en un auto con los líderes juveniles de la Democracia Cristiana Sueca, Aron Modig, y del Partido Popular Español, Angel Carromero.
Muchas versiones se han tejido, desde el accidente que denuncia la dictadura castrista, hasta el asesinato a manos de La Seguridad del Estado; en lo personal, creo que existía la intención de amedrentar a Oswaldo y Harold, después de todo, cuántas veces los habían amenazado, cuántas veces habían atentado contra ellos. De paso, serviría de advertencia para todos los demócratas del mundo, que quisieran brindar ayuda a la disidencia cubana, quién se atrevería a acercarse a ellos, si eso los hiciera de blancos de ataques directos. Sin embargo, cuando los vieron con heridas de muerte, debieron haber creído que era mejor dejarlos morir, pensando quizás que con ellos moriría la esperanza por una Cuba libre, democrática y en paz.

Hoy, solo queda la indignación de su familia, amigos y un sinnúmero de hombres que, alrededor del mundo, esperamos conocer la verdad, en el convencimiento que la libertad de Carromero, el chivo expiatorio del régimen, podrá echar luz, pero sabiendo que no hay nada que asuste más a los Castro que eso, la VERDAD.
Lamento transformar estas líneas en una cuestión personal, creo que nunca lo he hecho desde este Noticiero, pero necesito compartir el dolor que siento, no solo por la pérdida de un hombre, esposo, padre y líder ejemplar, uno de los líderes demócrata cristianos que más admiraba y que seguiré haciendo. Lamento profundamente no haber podido nunca viajar a Cuba y entrevistarme con él, y saber que nunca podré hacerlo, es uno de esos pendientes que me acompañarán toda la vida, pero somos muchos, los que ponemos, y seguiremos haciéndolo, nuestro granito de arena, para ver a nuestros hermanos cubanos yendo a votar, yendo a elegir libremente a sus representantes, caminando libre por las calles, expresando sus ideas sin temor, forjando su destino como pueblo sin el yugo de la dictadura. Y así, tendré la oportunidad y consuelo de ir a visitar su lugar de descanso, y allí rendiré mi homenaje a un hombre que dio su vida por la Patria Cubana, y hacerlo igualmente con la tumba de Harold, quien demostró ser el líder juvenil que todos los jóvenes DC deberíamos ser, honestos, alegres, comprometidos con la paz, con la libertad, con la democracia, viviendo la política como la expresión de nuestra vocación de servicio.
A las familias de Oswaldo y Harold, mi solidaridad, mi cariño y mi respeto. A los amigos del MCL y a todos aquellos cubanos que ofrendan rinden su vida al servicio de los cubanos, mis respetos y compromiso con Uds., que desde mi lugar, desde mis capacidades, estaré con Uds., acompañándolos siempre.
Lucas Ariel Pereyra
Editor del Noticiero Demócrata Cristiano
www.NoticieroDC.blogspot.com