MEXICO | LA COHERENCIA HISTORICA DE ACCION NACIONAL: CARLOS ALBERTO PEREZ CUEVAS

Editor Noticiero DC |

La votación del pasado 1 de julio para elegir presidente de la República, marcó un quiebre fundamental en la vida de México.
Así como hace 12 años el sufragio de la ciudadanía dio paso a la alternancia y representó el establecimiento de un sistema pleno de libertades democráticas y de un desarrollo económico y social humanista, hoy es un momento histórico, ya que existen peligros reales de que el regreso del Partido Revolucionario Institucional al gobierno conlleve una serie de políticas públicas y prácticas políticas que atenten contra ese sistema de libertades plenas que hemos construido en los últimos años. Así se ha comportado el PRI cuando ha regresado a Gobernar estados y municipios. El momento es de gran envergadura y reclamará nuestros mejores esfuerzos por nuestra Nación. 

Durante el reciente proceso electoral para la Presidencia de la República, Acción Nacional presentó observaciones y denuncias sobre hechos que a nuestro parecer violaban, tanto el marco jurídico vigente, como los principios básicos de una competencia democrática.
Presentamos ante las diversas autoridades electorales, un conjunto de denuncias y evidencias que mostraron, por un lado, una competencia inequitativa, y por el otro, acciones de violencia política por parte del Partido Revolucionario Institucional.
Nuestro partido demostró un conjunto de agresiones de las que nuestra militancia fue objeto por parte del PRI. A modo de ejemplo, recordamos la golpiza por parte de los priístas a nuestros compañeros en el Estado de Jalisco, y el asesinato del joven panista Edgardo Hernández Corzo, sucedido el lunes 11 de junio, a manos del candidato priísta a presidente municipal en Villaflores, Chiapas.
Dentro de las violaciones a la ley en materia de equidad en la competencia, en diversos momentos señalamos que el PRI incurría constantemente en la promoción de candidatos fuera de los tiempos establecidos por la ley, el evidente rebase de los topes de gastos en campaña y para las aportaciones privadas a partidos, el empleo de mecanismos paralelos de financiamiento, la participación indebida de gobiernos estatales y municipales en la elección, así como la compra directa de votos antes y durante el día de la emisión del sufragio.
El cómputo oficial de la elección de la presidencia de la República arroja sin duda resultados precisos, pero no refleja la falta de equidad que hubo en la contienda. Por eso, aún y cuando hemos decidido no solicitar legalmente la nulidad de la elección por la falta de pruebas suficientes y determinantes para ello, advertimos que tenemos la obligación legal y moral de oponernos enérgica y específicamente a prácticas fraudulentas que se presentaron, a exigir que se investigue y en su caso se sancionen.
Desde su fundación, Acción Nacional ha mantenido una coherencia histórica de demandar el ejercicio del sufragio efectivo, libre y secreto, así como la limpieza de los procesos electorales.
Sostenemos con firmeza que son las autoridades electorales las encargadas de realizar las investigaciones necesarias ante las denuncias que se presenten, y después de haber realizado esos trabajos de investigación, tomar una resolución conforme a Derecho.
Nuestra congruencia histórica es la de mover las almas para construir una Patria con ciudadanos que luchen y defiendan sus derechos, con instituciones honestas, confiables y eficientes, imparciales, modernas y con plena legitimidad, con un sistema de partidos basado en la equidad, la transparencia, la democracia y el respeto a las leyes.
Reconocemos las decisiones de las autoridades electorales y al mismo tiempo les exhortamos a cuidar las instituciones, el respeto a la ley y la legitimidad de las elecciones por medio de procesos indagatorios que no dejen lugar a dudas.
La nueva etapa en la vida política nacional a partir del 1 de julio trae consecuencias en todo el país y con ello en todos los partidos políticos, y Acción Nacional no escapa a ello, al contrario, hemos iniciado los trabajos de balance, reflexión, discusión y acción de nuestras estrategias políticas.
Somos un partido con una herencia de debate abierto, de reflexión colectiva, de intercambio de ideas y opiniones, por esto, expresamos abiertamente nuestras valoraciones sobre el momento político.
No existe en nuestras filas ningún tipo de esquizofrenia o doble discurso. Por el contario prevalece la congruencia de denunciar y mantenerse firme ante la petición a las autoridades para que investiguen a fondo y determinen lo conducente. Esto no evita que reconozcamos que los ciudadanos se expresaron en las urnas y que, aun con diversas irregularidades, dijeron quién quieren que nos gobierne los próximos 6 años.
Acción Nacional acepta sus retos y se abre a la reflexión, al estudio, al diálogo y a la reorientación de sus estrategias. Los panistas de hoy somos herederos de la coherencia política de sus fundadores. Como ellos en los albores de nuestro partido, sabremos enfrentar con sapiencia, valor, honestidad y audacia a lo que Don Manuel Gómez Morín llamó “El régimen priísta contra la Nación”. Pero aun y cuando tenemos un gran reto en la definición de la relación que tendremos con el próximo gobierno, antes deberemos resolver el imperativo de determinar qué partido queremos ser en el futuro.
No podemos regresar a ser el PAN de hace veinte o mas años, porque el país ha cambiado y la ciudadanía también. Pero tampoco podemos quedarnos en este PAN que perdió rumbo, se alejó de la ciudadanía, de sus postulados y banderas principales, y que hoy a quedado relegado al tercer lugar.
Debemos buscar los mecanismos para construir el PAN del futuro, el que proyecte y actualice sus principios de cara a un México moderno, de nuevas tecnologías y nuevos paradigmas por resolver.
Este es el reto y en el PAN lo enfrentaremos con valentía, para pronto estar de regreso como opción de los mexicanos en el gobierno de la República.

Carlos Alberto Pérez Cuevas
@carlosPereznz
Coordinador, Grupo Parlamentario del PAN