COSTA RICA | CONAVI DESTRUYÓ BOSQUE PRIMARIO Y CAUSO DAÑOS IRREPARABLES AL AMBIENTE

Editor Noticiero DC |

“En un hecho sin precedentes, un acto de vergüenza nacional, un acto que solo cometen los traidores a la Patria”, manifestó indignado el Diputado Céspedes Salazar, al comprobar  el despilfarro de recursos públicos y el daño ambiental que ocasionó CONAVI, con la construcción de un sector de la trocha fronteriza en el sector Tambor de Sarapiquí.
El Diputado Céspedes Salazar no solo denunció la destrucción de un bosque primario y de humedales, sino también el entierro de cientos de millones de colones en árboles maderables, que se ocultaron en dos sectores de la trocha fronteriza  que “construyó” y dejó abandonados el CONAVI.

“Aquí se operó un desperdicio de una gran cantidad de recursos públicos y un daño ambiental irreparable, lo que atribuyó a una falta de programación y planificación de las obras de construcción de la trocha fronteriza departe de  las autoridades públicas de la Comisión Nacional de Emergencias, CNE, y del MINAET, encargadas de dar seguimiento, controlar y fiscalizar la correcta ejecución e inversión de recursos públicos destinados a financiar las obras y acciones establecidas en el Plan General de la Emergencia” enfatizó Céspedes Salazar.
Agregó que “según indicaron algunos  vecinos de la zona, el CONAVI no solo ordenó que se construyera este sector de la trocha,  en una zona que no era apta para construirla,-debido a las inundaciones permanentes que ocasionan “las llenas” y por las obras de infraestructura tan costosas que habría que realizar-, sino que permitió que se destruyeran  siete kilómetros de bosque primario y humedales, todo con el único propósito de que la trocha fronteriza se construyera, en su totalidad, al margen del Rio San Juan, para no utilizar el tramo, ya construido, que comunica el poblado de Tambor con Los Ángeles de Sarapiquí, y este con la ruta a Fátima.
Céspedes denuncio que la construcción de este tramo de 7 kilómetros (que sale a la desembocadura del Río Sarapiquí), al igual que otro tramo de trocha construido cerca de éste (que sale al Caño Copalchi), con una longitud  de poco mas de 3 kilómetros y donde también se operó la misma destrucción de bosque y humedales, fueron “abortadas” por el CONAVI, debido a que no se percataron que tenían que construirse sendos puentes de 40 metros y más de 20 metros, aproximadamente, para conectar esos  tramos con la carretera que comunica a la localidad de Fátima.
Céspedes Salazar fue enfático en criticar severamente al SINAC (Sistema Nacional de Áreas de Conservación del  MINAET) por no haber realizado una sola inspección durante los más de cuatro meses que duró la  “destrucción” y no la “construcción”  de esos tramos de la trocha, lo cual fue confirmado por vecinos de la zona, quienes indicaron que solo hicieron acto de presencia hasta ahora que el escándalo estalló.
Severamente molesto y consternado, se mostro el Diputado Céspedes Salazar cuando caminó parte del tramo de siete kilómetros y se le mostraron los árboles maderables  que habían sido arrancados del bosque primario, enterrados y apilados en trozas, perfectamente aserradas, a ambos lados del “camino” construido,  lo cual calificó como un “entierro de vergüenza nacional” y un “acto de traición a la Patria en el que tenemos que encontrar a los filibusteros, a los verdaderos responsables de estos actos, para someterlos como se debe, a los Tribunales de Justicia” concluyó.
Visiblemente emocionado, y después de dejar el escenario señaló que “estuvimos en este espectáculo de destrucción y daño irreparable al medio ambiente que dejó el CONAVI en Tambor de Sarapiquí, sin duda estamos  ante la ausencia de acciones , mecanismos de control y fiscalización oportunos de las instituciones y autoridades públicas competentes”.
El Diputado Céspedes Salazar se trasladó a Puerto Viejo de Sarapiquí, donde presentó una denuncia penal ante los Tribunales de Justicia, para que investiguen y establezcan las eventuales responsabilidades de orden civil y penal que pudieren atribuirse a los responsables de la pérdida de recursos públicos y de los daños ambientales ocasionados.