PANAMA | MILTON HENRIQUEZ, PRESIDNETE PARTIDO POPULAR: LOS TRES GOLPES

Editor Noticiero DC |

El Gobierno nos amenaza con tres nuevos golpes. El primer golpe que se ve venir es la toma del Tribunal Electoral. En el proyecto de perpetuación en el poder de Ricardo Martinelli, la independencia del Tribunal Electoral ha sido un gran obstáculo y las Reformas Electorales acordadas entre los partidos políticos y la sociedad civil son un gran estorbo.
Según nuestra Constitución Política, cada uno de los tres magistrados del Tribunal Electoral es designado por uno de los poderes del Estado cada dos años para un periodo de diez años. En el 2012, la Corte Suprema de Justicia debe designar a un magistrado para el cargo que ocupa el magistrado Gerardo Solís. Todo señala a que el presidente Martinelli, hará que designen a alguien sumiso para el cargo en Tribunal Electoral, luego presionará, como hizo con Bosco Vallarino, a uno de los otros dos magistrados para que renuncie y así tendrá mayoría para hacer lo que le dé la gana. Con esto y la desfiguración de las reformas electorales, se darían las condiciones para un gran fraude electoral o unas elecciones caóticas (¿recuerda el Censo?). Dos o tres magistrados del Tribunal Electoral que nunca han presidido elecciones, que lleguen despidiendo a todos los subalternos para nombrar a sus CD y reformas electorales tardías y malparidas, son una fórmula para el desastre.

El segundo golpe sería cogerse el Canal de Panamá. Este año, a la junta directiva del Canal le corresponde nombrar a un nuevo administrador. Si bien hay todavía una mayoría comprometida con Panamá que puede evitar que se nombre a un subalterno o socio del presidente, los cables de Lavítola nos confirman que hacer con el Canal lo mismo que lo que han hecho con el resto del Estado, está en los planes del ‘Capo’.
El tercer golpe sería hacer que la Corte Suprema de Justicia imite a la Corte de Nicaragua y declare la Constitución ‘inconstitucional’ y le permita a Ricardo Martinelli (al igual que a Daniel Ortega por allá) correr para presidente, a pesar de que le es prohibido, sin tener que enfrentar un referéndum.
El primer golpe sería un retorno a la época de su huésped Noriega.
El segundo golpe sería un desastre para Panamá y para nuestra imagen internacional.
El tercer golpe sería un ‘golpe de Estado técnico’.
Panamá se merece un futuro esplendoroso y no la era tenebrosa a la que nos quieren llevar. Dese una vuelta por El Renacer y recapacite, señor presidente, porque la Nación panameña le va a dar la pelea por su libertad y por su Canal.