PANAMA | MILTON HENRIQUEZ, PRESIDENTE DEL PARTIDO POPULAR: "RELIGION Y CIENCIA"

Editor Noticiero DC |

Hace unos días emití un tuiteo que decía: ‘Quienes no pueden conciliar la Religión y la Ciencia no han leído suficiente’, el cual desató un estimulante debate intelectual. Recibí cuestionamientos tanto de quienes creen que solo en la religión se encuentran verdades absolutas, como de los que creen que solo la ciencia es digna de ser creída. Alguno me exigió que elaborara mi punto en un artículo y lo intentaré hacer dentro de los límites de este formato. Pero como mucho quedará por fuera, ofrezco mis disculpas de antemano.
No he dicho que la religión y la ciencia son ‘iguales’, solo sostengo que en lo fundamental se ‘encuentran’, así que hagamos un intento de aproximación.
Existe la verdad material y la verdad religiosa. Los que seguimos las religiones bíblicas sabemos que los escritos están llenos de alegorías. Los sabios han dicho que quien pretende entender la Biblia literalmente es un necio. De hecho, hay por lo menos cuatro capas o niveles de interpretación: el simple, la insinuación, la exigencia y el secreto. Para la exégesis o interpretación bíblica existen métodos, al igual que para la comprobación científica. No es igual la forma en que Stephen Hawkins escribe sus hipótesis en publicaciones de física teórica, a la manera como redactó ‘La Historia del Tiempo’ y no es desde esta versión de consumo masivo que se puede pretender comprobar lo que plantea.

Hasta el siglo pasado se pensaba que el fundamento básico de la materia era el átomo y que –como su nombre lo dice en griego– este no se podía dividir más. Pero hoy sabemos que hay partículas subatómicas y que estas realmente son compuestas por… paquetes de energía. Energía organizada inteligentemente que sigue ‘las leyes del universo’. Otra máxima científica es que ‘la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma’, o sea: es eterna.
Einstein sostuvo hasta su muerte que podía llegarse a la ‘Teoría del Campo Unificado’ para integrar las leyes del universo en una sola fórmula. Los místicos religiosos tienen siglos de haber planteado lo mismo. Al buscar a Dios, encontramos como punto común entre las religiones deístas, que Dios es la fuerza o la energía fundamental que creó el universo y estableció sus leyes, que es único, eterno y omnipresente. Buscar a Dios ‘arriba’ es tal vez menos efectivo que buscarlo ‘adentro’ o ‘en frente’. Las leyes de la creación corresponden con las leyes del universo, la unicidad de la creación corresponde con la unicidad del universo.
Creo que los conceptos de ‘eternidad’ y ‘unicidad’ son los principales puntos de encuentro entre la ciencia y la religión.