.


 

HAITI | COMUNIDAD INTERNACIONAL BUSCA COMPROMISO URGENTE EN ELECCIONES HAITIANAS

Editor Noticiero DC |

Haití es una olla a presión a punto de estallar, una vez más, y que apenas se contiene a la espera de una respuesta tras las controvertidas y cuanto menos irregulares elecciones presidenciales de noviembre. 
Ya la publicación de los resultados preliminares el 7 de diciembre, que dejaron al menos provisionalmente fuera de la segunda ronda electoral de enero al popular cantante devenido en político Michel Martelly, provocaron una oleada de fuertes protestas con varios muertos y heridos, destacó DPA.  
Los últimos días han pasado en una tensa calma, pero nadie se engaña ante las grandes posibilidades de que si no se encuentra una solución aceptable para todos los implicados -Martelly, el gobierno de René Preval y su candidato oficialista Jude Celestin, quien aventaja al cantante por apenas 7.000 votos, así como la postulante a la cabeza de los sondeos, Mirlande Manigat- la violencia puede volver a surgir, esta vez con consecuencias más impredecibles aún. 

"La situación no puede continuar como está, tiene una necesidad urgente de claridad", afirmó el secretario general adjunto de la Organización de Estados Americanos (OEA), Albert Ramdin, en entrevista tras viajar esta semana a Puerto Príncipe. 
La fecha clave en todo este proceso es el 20 de diciembre, día establecido oficialmente para la publicación de los datos definitivos de los comicios de casi un mes atrás. 
Todo ello cuando las diversas soluciones propuestas ante la casi insostenible situación, como la celebración de una segunda ronda bien con los tres candidatos a la cabeza o incluso con todos los 18 postulantes iniciales, han sido rechazadas hasta la fecha por alguno de los actores intersados. 
En un desesperado intento por salvar la situación, el presidente Preval solicitó esta semana de forma urgente a la OEA el envío de dos misiones "técnicas" que ayudaran en el proceso de "verificación" del recuento de votos especial que se vio obligado a convocar tras las denuncias de "fraude masivo" en los comicios y de abogados que acompañaran las reclamaciones de los resultados. 
Ramdin viajó de inmediato a analizar la petición del mandatario y entrevistarse con los principales actores implicados en el proceso. 
Tras dos días de intensas reuniones y negociaciones, la OEA anunció su propuesta conciliatoria la noche del viernes: pedirle a Preval que solicite ante la Comisión Electoral Provisonal (CEP) encargada de los comicios el "retraso" del anuncio de los resultados definitivos previsto para este lunes, para darle tiempo al organismo hemisférico a enviar las misiones solicitadas. 
Según Ramdin, los dos equipos solicitados y que la OEA está dispuesta a enviar, una misión de expertos en tecnología electoral y abogados, junto a otra de dos o tres expertos legales, podrían llegar a Haití en la "primera mitad de la semana próxima". 
El problema en todo este asunto, reconoció, son la diversidad de posturas de los actores. Tanto Manigat como Martelly rechazaron la propuesta de la CEP de un recuento especial con representantes de la comunidad internacional y los tres principales candidatos en liza. 
Y el viernes Manigat -convencida de sus grandes posibilidades de éxito- rechazó en rueda de prensa en Puerto Príncipe las otras dos opciones barajadas para tratar de salir del embrollo: tanto una segunda vuelta junto con Célestin y Martelly como una nueva elección con los 18 candidatos, aduciendo que estas alternativas no se ajustan a lo estipulado por la Constitución, según medios locales. 
Buscan tiempo
Ramdin, jefe del Grupo de Amigos de Haití del organismo hemisférico y con un largo compromiso con el país caribeño, explicó a dpa que la propuesta de la OEA supondría un compromiso, ya que no se aleja de la ley electoral sino que está "dentro de su contexto". 
"Tenemos que mantenernos dentro de la ley", coincidió con Manigat, aunque a la par advirtió a todos los candidatos y demás actores de este conflicto de la necesidad de que se sienten a dialogar en vez de, lamentó, "hablar a través de los medios de comunicación y no entre sí" como han venido haciendo hasta ahora. 
Uno de los principales problemas es la "gran falta de confianza entre los candidatos, el gobierno y el CEP", subrayó. "Se necesita un diálogo" entre los candidatos y, a la par, "confianza en el proceso de verificación" que acompañen los expertos internacionales, insistió. 
Eso sí, puntualizó Ramdin. Si los protagonistas deciden "confiar" en el proceso acompañado internacionalmente que se ha propuesto, entonces "deberán reconocer el resultado de lo que digan", les convenga o no. 
Al fin y al cabo, recordó, "eso es democracia".