.


 

ODCA RECHAZA DETENCIÓN DE CANDIDATOS Y ELECCIONES FORMALES NO COMPETITIVAS EN NICARAGUA

Noticiero Demócrata Cristiano |

La Organización Demócrata Cristiana de América, ODCA, expresa su preocupación por una serie de medidas del régimen de Daniel Ortega que constituyen un grave atentado a los derechos humanos, a las libertades públicas y a la supervivencia de la democracia en Nicaragua.

La ODCA rechaza la detención arbitraria de todos los posibles candidatos presidenciales y demanda su inmediata liberación.

La ODCA rechaza el intento del régimen sandinista de configurar un escenario de elecciones formales, sin candidaturas opositoras, solo para ratificar al candidato único.

La detención de líderes opositores, incluyendo a los precandidatos presidenciales Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro, y de dirigentes empresariales como José Adán Aguerri, reafirman el carácter totalitario del gobierno sandinista que busca impedir nuevamente elecciones democráticas, libres, justas y competitivas.

La ODCA advierte que la reiteración de estas prácticas tiene por objetivo intimidar y acallar cualquier forma de oposición política y lograr, a través de falsas elecciones, la perpetuación en el poder y la consolidación de una dictadura de un solo partido.

En los últimos meses, la ODCA, la OEA, la Unión Europea, la mayoría de los países de la comunidad internacional y las organizaciones defensoras de los derechos humanos, hemos venido insistiendo en la necesidad de unas elecciones libres y transparentes bajo los estándares democráticos internacionales, para que Nicaragua reencauce su destino mediante el sufragio universal y el respeto a la voluntad popular.

La ODCA reitera que Nicaragua está obligada por su Constitución y las convenciones internacionales que ha suscrito a respetar los derechos humanos y a generar las condiciones para elecciones democráticas, libres, justas y competitivas.

En ese sentido, el gobierno de Nicaragua debe liberar a los líderes opositores, cesar toda forma de acoso o persecución política, aceptar la visita de organismos internacionales de derechos humanos, debe permitir la observación electoral internacional, y debe atender las recomendaciones internacionales para garantizar auténticas elecciones que permitan salvaguardar la democracia y los derechos humanos en Nicaragua.