.


 

ARGENTINA | LA DEMOCRACIA CRISTIANA RECHAZA LOS ATAQUES A LA JEUZA CHAQUEÑA QUE FRENA CON CAUTELAR LA LEY DEL ABORTO

Noticiero Demócrata Cristiano |

Ante indebidos ataques a la Jueza Marta Beatriz Aucar de Trotti, de la Provincia del Chaco, por haber hecho lugar a una medida cautelar de suspensión en esa jurisdicción, de los efectos de la Ley 27.610 conocida como ley de aborto, el Partido Demócrata Cristiano de la Argentina rechaza categóricamente y repudia las indebidas injerencias del Ministro de Salud de la Nación, y las presiones que en el mismo sentido ejercen gobernadores, legisladores nacionales y provinciales contra la referida Magistrada, dado que atentan contra la división de poderes y constituyen, muchos de los cuestionamientos, verdaderos actos discriminatorios y promotores del odio religioso y social.

Al amparo de sus cargos o fueros, imputan a la Magistrada, no sólo de la comisión de inexistentes delitos, sino de su misma pertenencia a la religión católica, violando el derecho de profesar libre y públicamente el culto, garantizado por el artículo 14 de la Constitución Nacional, como así la libertad de conciencia y de religión reconocidas en el artículo 12 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

La Democracia Cristiana exhorta a las autoridades nacionales, provinciales y municipales, a los dirigentes políticos y de las ONGS, como así a todos los medios de comunicación y a todos aquellos que se sientan involucrados o afectados por las resoluciones judiciales, a privilegiar la institucionalidad republicana por sobre nuestros propios intereses a fin de poder construir juntos la Argentina que nos merecemos.

Respetar la división de poderes y construir una democracia transparente y participativa en forma horizontal nos dará la posibilidad de terminar con la confrontación entre civilización y barbarie que nos viene acompañando desde el nacimiento de la Patria.

La Democracia Cristiana reafirma su convicción de defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, de la amistad cívica y del respeto irrestricto a las instituciones.