NICARAGUA | ORTEGA SE HUNDIRA MAS EN CASO DE INCUMPLIR RESOLUCION DE LA OEA: JOSE DAVILA

Noticiero Demócrata Cristiano |

Veinte cancilleres de veinte estados, más ocho abstenciones que no están en contra, con sus votos, están diciendo que retorne a Nicaragua la Comisión Interamericana de Derechos Humanos -CIDH- eso es importantísimo y lo hicieron desde la 49 Asamblea General ordinaria que se realizó en Medellín Colombia, afirma José Dávila ex embajador de Nicaragua en Alemania.

Dávila, que es además analista político, durante su participación en Impacto 540, de Radio Corporación, con la dirección del periodista Gustavo Bermúdez Herrera, advierte que Ortega sigue asediando, irrespetando las libertades civiles de la población, mantiene militarizada las ciudades, por tanto, todo esto crea la percepción de que él no va a cumplir con los acuerdos, que firmó con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, en la mesa de negociación del diálogo.


“Ortega ni siquiera se ha pronunciado respecto a la resolución de la 49 Asamblea General de la OEA en la que le da un plazo de 75 días para que cumpla con todos los acuerdos que ha contraído en la mesa de negociación con la Alianza Cívica, y alguien que asuma ser gobernante ante esta situación tiene que decir algo, sigue con sus discursos, con esos eventos como es el homenaje que le hizo al fallecido Alexis Arguello, cuando todo el pueblo sabe lo que pasó con Alexis, una barbaridad lo que hacen ellos” afirma Dávila.

El ex embajador de Nicaragua en Alemania, y analista político José Dávila, advierte que el régimen de Ortega debe atenerse a lo que le vendrá de no cumplir con lo que establece la última resolución de la 49 Asamblea General de la OEA que se realizó en Medellín Colombia. “Si no cumplen deberán de atenerse a las consecuencias diplomáticas de la comunidad internacional” insiste Dávila.

Para el analista político José Dávila, otro punto importante que tiene esa resolución de la OEA es que prácticamente todo lo que está haciendo Ortega, es que prácticamente está rompiendo con todo el orden constitucional y que eso se lo digan veinte cancilleres, más ocho que se abstuvieron, pero que no están en contra, eso definitivamente a cualquier gobierno con un mínimo de razón sabe lo que le están diciendo.

“Si Ortega sigue cerrándose, se aísla cada vez más, sigue solo, moviéndose de una forma militarizada, -detalla Dávila- para luego retomar el tema de la resolución de la OEA, señalando que en esa su Consejo Permanente, que es otro organismo de la OEA, va a nombrar una comisión de alto nivel que tiene que hacer gestiones diplomáticas, y que tiene que venir a Nicaragua, y Ortega deberá recibirlos, sin no los atiende seguirá hundiéndose y con él a todos los nicaragüenses” lamenta el ex embajador de Nicaragua en Alemania, José Dávila.

Dávila sigue destacando la importancia de la última resolución de la OEA en el caso de Nicaragua, señalando también ser importante en esta resolución, es que ahora si ya pueden convocar a una Asamblea General extraordinaria, y prácticamente ya lo estarían anunciando, y si Ortega sigue obstinándose en no cumplir con los acuerdos, solo le queda la aplicación del artículo 21, que es la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, de la OEA, es decir la suspensión del estado nicaragüense, como estado miembro, y a partir de ahí todos sus países miembros, pueden aplicar todas las sanciones bilaterales que quieran.

“La 49 Asamblea General de la OEA que se realizó en Medellín, Colombia, es desde luego un “ultimátum” a Daniel Ortega, porque fue en donde estuvieron reunidos todos los cancilleres de sus países miembros, es lo máximo, es la OEA, son todos los estados miembros, de América, de la cual Nicaragua es estado miembro, y está totalmente aislado, esos veinte votos en contra de Ortega, sumados a los ocho que sí estuvieron en contra de la resolución, más uno que estuvo ausente, estamos hablando entonces de 28 países que le están diciendo a Ortega estos 75 días es un plazo, es un “ultimátum” puntualiza Dávila.

El analista político y ex embajador de Nicaragua en Alemania, José Dávila, aclara que esa resolución establece ese máximo de 75 días de plazo al régimen Ortega-Murillo es a partir de que se aprobó esta resolución, eso quiere decir que, si la OEA y los nicaragüenses decimos que nos gusta esa resolución, es porque apura a que el Consejo Permanente de la OEA elija a su comisión la que deberá desde ya comunicarse formalmente con Ortega, recibir su correspondencia, en la que desde luego le pedirán que acepte el retorno de la CIDH en el país, y si Ortega continua negándose a ello, tendrá que atenerse a las consecuencias.

“No debemos preocuparnos por ese plazo máximo de 75 de plazo a Ortega, para que cumpla con los acuerdos, Nicaragua esta urgida, de que se resuelva la crisis, la OEA también lo está, pero todo se está desarrollando de acuerdo a los canales establecidos por la OEA, lo que toca a los nicaragüenses, los líderes opositores, es hacer cabildeo internacional para que esto avance, porque esta resolución es una oportunidad que debemos aprovechar, y no hacerle caso a lo que se dice con intención de desprestigiar los alcances de esta resolución, los que hablan de electoralismo, hay mucho perfil falso sobre esto, por ejemplo en las redes sociales, pero no debemos hacerle caso a esto” urge Dávila.

 El analista político José Dávila insta a todos los nicaragüenses a ver con responsabilidad este momento histórico que atraviesa Nicaragua, en donde nunca en su historia, en donde ningún país de Centroamérica, ha estado bajo la presión de la OEA en que se ha sometido a un gobierno, como es el caso del régimen de Ortega.  

 “Desde luego esa gran presión que la OEA ha ejercido sobre Nicaragua, y que no lo ha hecho sobre ningún otro país centroamericano, se debe desde luego a las barbaridades que ha cometido el régimen Ortega-Murillo desde hace ya más de un año, barbaridades que las sigue cometiendo, en donde a diario en este país hay un secuestrado, eso no es posible, el asombro en la comunidad internacional sigue, y yo en lo personal veo como una oportunidad esos 75 días de plazo que la OEA le dio a Ortega, eso es importante, es por ello que todos los nicaragüenses fortalezcamos esa resolución, se hagan gestiones a favor de esa resolución que repito es un ultimátum al régimen” enfatiza el analista político y ex embajador de Nicaragua en Alemania.

Dávila, admite y lamenta que la oposición no está preparada, para unas eventuales elecciones anticipadas, y por ello hay que dejar que la OEA haga su trabajo, porque están claros de lo que se quiere para Nicaragua, e insta a que los nicaragüenses también debemos hacer la parte que nos corresponde en la búsqueda de alcanzar la solución a esta crisis política en que ha sumergido el régimen al país.

En la continuación de su intervención en Impacto 540, de Radio Corporación, Dávila se refiere al supuesto anuncio que haría Ortega en las próximas celebraciones del 19 de julio de este año 2019, en la que estaría anunciando elecciones anticipadas, en los próximos seis meses, a lo que el analista político José Dávila, muestra su escepticismo en torno a este supuesto anuncio, afirmando que él personalmente cree que Ortega sigue rehuyendo elecciones anticipadas, libres, justas, transparentes, con vigilancia nacional e internacional.

“Ortega rehúye a este tipo de elecciones, porque no olvida su derrota electoral en el año de 1990, y por lo otro que rehúye a un anticipo de elecciones es porque sabe que va a ser derrotado ampliamente por la oposición, siempre y cuando esta esté unificada, y a la hora de candidaturas vaya totalmente en unidad, e insisto en que la oposición de este país, no estaría preparada para unas elecciones anticipadas en los próximos seis meses, sin embargo es hora y están dadas las condiciones para que en estos próximos 75 días de plazo a Ortega, la oposición realice esfuerzos que conlleven a la unidad electoral total, en contra del régimen Ortega-Murillo, incluso se debe ampliar esa unidad, porque aquí hay sectores claves como los campesinos, los estudiantes, ahora los excarcelados políticos,  todos estos nuevos líderes que han surgido a partir del 18 de abril, todos estos deben ser parte clave de la unidad opositora al régimen” insta Dávila.

El analista político y ex embajador de Nicaragua en Alemania José Dávila, señala que en ese proceso de unidad que debe lograrse, está en que la Alianza Cívica debe ampliarse, porque hay más sectores de la sociedad nicaragüense que quieren apoyar el cambio en Nicaragua, la Alianza Cívica, ya se abrió a su ampliación en una ocasión cuando se adhirió a ella la Unidad Nacional Azul y Blanco -UNAB-

Dávila, niega que la conformación de una comisión de alto nivel de la OEA que esta supuesta a venir a Nicaragua, toda vez que el régimen lo permita, vaya a restarle poderes y facultades a la Alianza Cívica, y más bien cree que ante esto lo que le resta a la Alianza Cívica es seguir cumpliendo con su deber, ser contundente, y clara de lo que debe seguir exigiendo al régimen, como es que salga en libertad hasta el último preso político que aún quedan en las cárceles del régimen, que el régimen restaure las libertades públicas, el derecho a manifestarse públicamente, porque no pueden haber elecciones si no hay derecho a manifestarse públicamente, y entrarle al tema de cambio de gobierno que es lo que quiere el pueblo de Nicaragua, y que es cambiar de una dictadura a democracia.

“El camino correcto para salir de la dictadura a la democracia es preguntarle al pueblo de Nicaragua, que con cada uno de sus votos diga si quiere seguir con este desgobierno actual, que ha masacrado a su propio pueblo, o si realmente quiere un cambio, por ello el deber de la Alianza Cívica es fortalecerse, ampliarse en los departamentos del país, fortalecerse, darle su apuradita a la OEA” urge Dávila.

Para Dávila en las eventuales negociaciones o conversaciones que establezca la comisión de alto nivel de la OEA que vendría a Nicaragua, debe converger la Alianza Cívica, debe tener presencia efectiva, y a lo interno del país debe presionar, eso si la presión que venga desde la comunidad internacional en contra del régimen debe ser coherente con lo que ansiamos y queremos los nicaragüenses, y hasta el momento él está tranquilo respecto a esto, porque hasta ahora, la comunidad internacional continúa exigiendo al régimen Ortega-Murillo es lo que los nicaragüenses, también les estamos exigiendo al gobierno.

“El apoyo de la comunidad internacional a los nicaragüenses es muy grande, el apoyo de la OEA a las aspiraciones de libertad y democracia de los nicaragüenses es importante, no recuerdo que la OEA haya hecho con otros países lo que ha hecho por Nicaragua, sino veamos lo que se dijo en Brasil, como fue de que se dijo que la “situación de Nicaragua es tan grave que esta resolución debió aprobarse por unanimidad” y que lo diga esa potencia sudamericana es increíble, además de Brasil, los veinte países miembros de la OEA que  con su voto  apoyaron a Nicaragua con esta resolución es de agradecérselo.” Enfatiza Dávila.

El analista político y ex embajador de Nicaragua en Alemania, José Dávila, dice lamentar por los países que se abstuvieron de votar como Guatemala, Republica dominicana, Belice. países que son miembros del Sistema de Integración Centroamericana –SICA-  preguntándose porque estos países del SICA no pueden unificarse para contribuir a encontrar una salida a la situación, de crisis política que atraviesa un estado miembro del SICA como es Nicaragua.

Dávila, refiere que el voto de una isla caribeña, en contra de la aprobación de la resolución sobre el tema de Nicaragua, ese voto de esa isla caribeña a la que no identifica, pero asegura tener a lo sumo unos 56 mil habitantes, pero que tiene voz y voto pleno en la OEA como estado miembro es parte de la democracia que se le gusta a la gente de la izquierda –ironiza Dávila-  pero que ese voto de esta isla caribeña en realidad no quita nada, más bien complementa esta resolución de la OEA.

José Dávila, analista político y ex embajador de Nicaragua en Alemania, concluye afirmando en esta amplia síntesis de su intervención en Impacto 540, de Radio Corporación, instando y urgiendo a todos los nicaragüenses, a fortalecer la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, hay que reforzarla, fortalecerla, reclamarle, pero todos unidos, sin confundir, porque eso es debilitarnos, y los nicaragüenses debemos y necesitamos dar un salto de calidad en nuestra cultura política, y ver los que nos conviene en consenso, a sabiendas que tenemos diferencias ideológicas, pero eso lo define y lo resuelve el pueblo de Nicaragua a través de elecciones.