EUROPA | JUNCKER ADVIERTE DE UNA BATALLA CONTRA ORBAN SI PROPONE LA PENA DE MUERTE

Editor Noticiero DC |

Bruselas eleva el tono con los desafíos del primer ministro húngaro, Viktor Orbán. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha rechazado frontalmente este jueves el debate sobre la pena de muerte que abrió el mandatario húngaro el pasado martes. “El señor Orbán debería aclarar inmediatamente que no tiene intención [de proponer esta medida]. Si tuviera intención, eso sería una batalla”, ha advertido Juncker ante la prensa.

Pocas horas después, el Gobierno húngaro se ha apresurado a aclarar que Orbán no planea introducir la pena capital. "La existencia de un debate al respecto no quiere decir que el primer ministro vaya a implementar esta medida", ha afirmado su jefe de gabinete, Janos Lazar, en rueda de prensa. Según ha indicado, el mandatario húngaro ha informado tanto al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, como al Partido Popular Europeo. "Hungría respetará la legislación europea", ha añadido. 
La advertencia de Juncker es la llamada de atención más contundente que ha recibido hasta ahora el primer ministro húngaro, que inquieta enormemente a todas las instituciones comunitarias desde hace años. Tanto el Consejo Europeo como la Comisión Europea han evitado siempre las palabras gruesas contra Orbán porque saben que intenta rentabilizar el victimismo político. Pero mencionar la pena de muerte sobrepasa los límites. “No necesitamos discutir sobre cosas obvias”, ha zanjado Juncker.
Al calor del asesinato de una joven estanquera en el sur de Hungría, Orbán sugirió el pasado martes que esa cuestión debería “estar en la agenda”, lo que indignó a los representantes de las instituciones europeas.
El presidente de la Comisión suele ser más claro que su antecesor, José Manuel Barroso, a la hora de entrar en asuntos espinosos con los Estados miembros. Mucho más con Orbán, un mandatario cuyo estilo autoritario preocupa en Bruselas y que además se enfrentó a Juncker al convertirse en el único primer ministro, junto al británico David Cameron, que votó en contra de su designación al frente del Ejecutivo comunitario el pasado junio.
Una portavoz del Ejecutivo comunitario ha recordado poco después de intervenir Juncker que esta institución aprobó el año pasado un mecanismo de control democrático de los Estados que permite supervisar y en su caso sancionar a Estados que incumplan normativas europeas en cuestiones de democracia y derechos humanos. El tratado europeo también permite retirar a un país sus derechos de voto si se produce este tipo de incumplimientos, una cuestión que la portavoz consideró como “el último recurso”.
También el Parlamento Europeo quiere movilizarse para frenar estos controvertidos planes del primer ministro. La Comisión de Libertades de la Eurocámara abordará "de manera urgente" las dos ideas lanzadas por Orbán: la posible restitución de la pena de muerte y el cuestionario que ya ha enviado a los húngaros para endurecer las normas contra los inmigrantes sin papeles. La cámara europea anuncia también una próxima conversación telefónica entre su presidente, Martin Schulz, y el primer ministro húngaro para aclarar las cosas.