ESPAÑA | RAJOY SEÑALA QUE LA CONSTITUCION NO ES INTOCABLE PERO "NO ES UN JUGUETE"

Editor Noticiero DC |

El presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy, reafirmó este sábado la vigencia de la Constitución de 1978 para preservar la unidad de España y advirtió de que “no es intocable”, pero tampoco “un juguete” que admita “bromas ni frivolidades”. Matizó que su partido apoyará “cualquier reforma si fuera necesario”, aunque sin negociar propuestas que comprometan “la soberanía nacional” o “los derechos fundamentales de los españoles”.

En un acto organizado por el PP en el Real Sitio de San Ildefonso para reafirmar su compromiso con la Constitución, en el que se aprobó por ello la llamada Declaración de La Granja, y arropado por casi todos sus barones autonómicos y ministros, Rajoy protagonizó un discurso de clausura en el que destacó el papel de la Carta Magna en sus 36 años de vigencia, así como la evolución vivida por el país desde 2011 para salir de la crisis. Un periodo, el que lleva el líder ‘popular’ en el Gobierno, en el que “España ha pasado de ser el farolillo rojo de Europa a encabezar el crecimiento económico del continente”, aseguró en declaraciones recogidas por Ical.
Rajoy defendió que España era el país de la UE que más empleo destruía en 2011 y ahora “se ha convertido en el que más está creando”, según subrayó, gracias a “una agenda de reformas ambiciosa que no siempre fueron fáciles de implantar ni inmediatas en sus resultados”, pero que “ya están dando un fruto cierto”. Se refirió así a los cambios que han supuesto la reforma laboral, la financiera o la energética, y reseñó que todas “han cabido” en la ley de leyes “sin necesidad de retocarla”.
“Hoy que nos reunimos en La Granja para rendir homenaje tan sentido como debido a nuestra Constitución, es momento de pensar en lo mejor que tenemos y ponerlo en valor, y sin duda de lo mejor que tenemos y hemos hecho en nuestra historia es nuestra Constitución Española de 1978”, apuntó para ganarse los primeros aplausos del medio millar de cargos institucionales ‘populares’ que se congregaron en el Centro de Congresos y Convenciones Guardia de Corps.
Y aunque la crisis “ha puesto a prueba a España”, prosiguió, el país “no solo ha sido capaz de aguantar la embestida, sino que ha sabido renovarse y mudarse” con la puesta en marcha del “mayor proceso de reformas que va vivido nunca” sin modificar una Constitución que “nació con la esperanza de forzar entre todos una España mejor” y resaltó que se ha conseguido. Y por ello llamó a alejarse del “negativismo a ultranza de algunos” para acuñar un discurso en positivo en el que llegó a valorar “cuánto ha mejorado España a pesar de la crisis”.
“Si queremos mejorar el presente necesitamos cargarnos de ilusión, esperanza y motivación de cara al futuro”, añadió Rajoy, quien reivindicó un punto medio entre lo “insensato y contraproducente” de “caer en la autocomplacencia estéril” y la costumbre de los españoles de “detenernos demasiado en quitarnos méritos”.
Reformas por “el interés real de los españoles”
Tras valorar la transformación vivida por España dentro del marco constitucional vigente, el presidente recordó que aun así se han introducido cambios en la Carta Magna en dos ocasiones desde 1978 y se reformará “sin duda” tantas veces como lo exija “el interés real de los españoles o el desarrollo común europeo”. “No es intocable, pero no es un juguete, no admite bromas ni frivolidades”, subrayó.
“Hemos sido colaboradores necesarios en las dos reformas que ha tenido y apoyaremos cualquier reforma futura si fuera necesario”, continuó para, acto seguido, reafirmar los límites que siempre ha alegado su partido. “Para el PP no es negociable la soberanía nacional, la unidad de España, los derechos fundamentales de los españoles, la libertad y la igualdad de todos”.
Sin citar al PSOE ni a ningún otro partido, criticó así que “sorprende mucho que se propongan reformas sin definirlas, nuevos consensos sin concretarlos, y nuevas formas de convivencia que nada tienen que ver” con los valores de España y su marco constitucional vigente, “y menos aún con el gran proyecto supranacional”, añadió en referencia al de la Unión Europea.
La vista en la UE, “no en el ombligo de lo autóctono”
Precisamente la Carga Magna “fue nuestro pasaporte para Europa”, y “parece razonable que seamos coherentes con ese compromiso al que hemos vinculado nuestro bienestar y nuestro futuro”, señaló. Porque “ya no es tiempo de mirarse en el ombligo de lo autóctono, y cada día lo será menos”, ni tiene sentido, añadió, “preguntarse si uno se siente más gallego o aragonés que español”.
El líder ‘popular’ apostó así por seguir “ampliando horizontes” en el camino de crear con los socios europeos “una nueva seña de igualdad, un “nuevo margo de garantías y oportunidades” en el que no caben “encajes ni acomodos” dentro de España que, por otra parte, aseguró que cuenta con “una descentralización política muy superior a la de cualquier estado federal del mundo”.
“Celebremos una vez más poder contar después de 36 años con la Constitución de 1978, es joven y es fecunda”, ya que “nada ha producido tantas transformaciones en España en toda su historia”, reiteró. “Nuestra credibilidad europea, el aval de nuestra estabilidad y nuestro crédito en el mundo, nos permite hacer planes para el mañana de nuestros hijos y eso es lo que celebramos hoy, enhorabuena a todos”, concluyó.