OPINION - CUBA | ZOE VALDES, ESCRITORA CUBANA: "LA FAMILIA DE PAYA ESTA EN PELIGRO"

Editor Noticiero DC |

Desde su exilio parisino, la disidente cubana no duda en declarar que el régimen necesitaba descabezar al líder del Movimiento Cristiano de Liberación.
Solo coincidió una vez con Oswaldo Payá: fue en París, donde el fallecido disidente se detuvo antes de ir a Estrasburgo a recoger el Premio Sajarov que le había otorgado el Parlamento Europeo. le manifesté que no estaba de acuerdo con su estrategia. Pero era una persona con la que se podía discutir y con la que había que contar para el futuro de Cuba”. Sin embargo, era mucho más lo que les unía que lo que les separaba; hoy, un mes después de la inexplicada muerte de Payá, la autora de “Ficción Fidel” -una de las voces más destacadas del exilio cubano- no oculta a Gaceta.es su temor por lo que pueda pasar a la viuda de Payá y a sus tres hijos.

-¿Corre peligro la seguridad de la familia de Oswaldo Payá?
-Le toca a ellos hablar antes que a mí, yo solo soy una cubana más. Pero creo, y de manera muy firme, que están en peligro: además de que se lo han hecho notar, lo han dicho. Y no me da la impresión que sean gente que hablen por hablar.
-La hija de Payá, Rosa María, ha dicho “dejen a mi familia en paz”.
-A su hermano lo ha estado persiguiendo estos días un Lada azul (de los de Seguridad del Estado). A eso se añade el fuerte control que se ejerce sobre la familia: sin ir más lejos, su casa está rodeada.
-Otro de los hijos estaba a punto de empezar a realizar el servicio militar y sus padres temían que en el Ejército le hicieran la vida imposible.
-No lo sé con exactitud pero cualquier relación de esta familia con el régimen en como para extremen el cuidado.
-¿Ve un posible paralelismo entre Ofelia Acevedo, viuda de Payá, y Cory Aquino en Filipinas?
-Las situaciones dramáticas son similares, pero no creo que las personales ni las políticas sean exactas. Sin embargo, Ofelia Acevedo es una líder, sin duda alguna, ella es creadora del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL) al mismo nivel que Payá. Ha demostrado un aplomo extraordinario durante todos estos años frente a las agresiones del régimen"
-Ella misma ha dicho que el MCL continúa...
-...de hecho ella no ha dormido ni un segundo, sigue en pie. Al igual que su hija, Rosa María Payá, que merece todo mi respeto y admiración. La rueda de prensa que dieron en su modesta casa debió de haber sido divulgada por todos los medios, por las cosas tan importantes que dijeron aparte de mostrar su dolor con una dignidad tremenda, sin teatralidad de ningún tipo. Con la verdad de sus palabras, es todo.
-Siguiendo con la verdad, ¿qué piensa de la versión del accidente que ofreció Ángel Carromero en la televisión cubana?
-Que está totalmente manipulada, como lo está la de Aron Modig. Rarísima ña entrevista que ha dado a un canal sueco. "Es inexplicable que no haya tenido la decencia todavía de dar el pésame a la familia Payá ni de darles su versión acerca de lo sucedido".
Entre lo que dijo en Cuba y lo que declaró en Suecia, hay una diferencia. “Las condiciones de detención fueron durísimas”, afirmó en su país.
-Todo es muy raro. De ahí que no tenga reparos en afirmar que el accidente forma parte de un complot político: había que descabezar a Oswaldo Payá, que era la figura más descollante de la disidencia, tanto a nivel interno como a nivel internacional.
-¿Quienes serían los instigadores del complot?
-El régimen castrista, seguro. Aunque es muy difícil de probar. Por eso, urge la creación de una investigación internacional. ¿Por qué los Gobiernos español y sueco no la alientan?
-¿Quienes estarían en el complot?
-Primero, el régimen castrista.
-¿Y luego?
-Personas interesadas en la continuidad del castrismo  y que no sobresalga ningún otro líder que pueda hacer sombra a aquellos que el régimen ha colocado  para que le sustituyan o para que hagan la transición hacia los herederos de los Castro.
-¿Quiénes son?
-Sus hijos: Mariela Castro -hija de Raúl-, Aleyda Guevara -hija del Che-, entre otros. Llevan ya tiempo preparándose para un cambio familiar.
-¿Tiene algo que ver el Gobierno de España en todo esto?
-No creo que tenga nada que ver pero en su seno hay personas que han estado en Cuba y que siguen apoyando al castrismo. Más los negocios.
-Con o sin el apoyo de ciertos sectores españoles, se siguen produciendo arrestos de disidentes a diario. Pero curiosamente, les sueltan mucho más pronto. A Ángel Moya, solo le han retenido 48 horas. ¿Significa que hay algo de temor en el régimen?
-Creo que el régimen le tiene miedo a algunos disidentes, como José Daniel Ferrer, el mismo Moya, Antúnez; estos y algunos más tienen en común el haber participado en la Primavera Negra de 2003.
-¿Por qué a ellos más que a otros? 
-Porque hay un plan que consiste en crear una disidencia que quiera cambios cosméticos: internet, viajes, levantamiento del embargo, mejoras económicas; todo eso bajo los Castro, sin un cambio radical. Y después de más de 53 años es hora de que los Castro y toda su parentela dejen el poder, de manera radical.
-El régimen todavía tiene la capacidad de movilizar a mucha gente a su antojo.
-Claro. El cubano de a pie se moviliza de manera sentimental y no natural. Lo ha probado a favor del castrismo. Y ahí está el funeral de Payá para demostrarlo. Se meten esbirros del régimen en el funeral de Payá, proceden a arrestos  falsos, teatrales, con el objetivo de que lo que más se note sea eso, antes que el funeral y el dolor de una familia. Ahí, viendo esos arrestos, es donde el pueblo coge miedo, y decide no sumarse. Es un ejemplo de cómo manipulan: están tan desesperados que organizan actos histriónicos.
-Sin embargo, hay otra novedad: ahora los manifestantes tiran piedras. ¿Lo interpreta como una pérdida de miedo?
-Sí. Hay gente cada vez más valiente. En la parte oriental del país, las mujeres y los niños salen ahora a defender a sus maridos y padres. Es muy conmovedor. En cambio, me da dolor, que los intelectuales españoles y franceses callen y no apoyen a esa gente que están batiéndose solos. Como en Siria: donde también hay mucho silencio. Esos intelectuales de izquierdas, tan selectos a la hora de elegir las causas por las que se movilizan.
-¿Empiezan a flojear algunos exiliados?  Usted acaba de criticar con dureza al otrora opositor radical Carlos Saladrigas.
-Es que va diciendo que el modelo para Cuba es Singapur, un paraíso fiscal. El otro día El Nuevo Herald se preguntaba dónde estaba el dinero que ha desaparecido de la Cuba de los Castro. Debe de estar en Singapur, cuyos habitantes viven en una esclavitud total y en el que una élite se forra a costa del pueblo.
-¿Qué consecuencias tendría ese modelo para Cuba?
-Ya no podríamos decir que son los capitalistas occidentales los que esclavizan a los cubanos: serían los empresarios del exilio los que esclavizarían a sus hermanos.