PANAMA | PARTIDO POPULAR SOBRE LAS VENTAS DE ACCIONES DE C&W Y EMPRESAS DE ELECTRICIDAD: ¡LA NUEVA GRAN ESTAFA!

Editor Noticiero DC |

Nuevamente el gobierno de Ricardo Martinelli y su bancada legislativa de Cambio Democrático confunden gobernar con poner en subasta a nuestro país. Pareciera que para el “gobierno del cambio" la idea es que todo lo que es del Estado “cambie” de dueño en estos cinco años.
En el CD parecen pensar que haber recibido el 60% de los votos fuera lo mismo que tener el 60% de las acciones de Panamá para comprar, vender, subastar, pujar,  repujar y negociar con el patrimonio nacional para su propio beneficio.
Con esa mentalidad han podido comprar conciencias, comprar diputados, alcaldes y representantes y ahora  pretenden comprar, desde el sector privado, las acciones del Estado tanto en Cable &Wireless como en las empresas de electricidad, haciendo que el Estado las venda a precios irrisorios a quienes ellos decidan.

Ningún gobierno en la historia republicana ha recibido más ingresos que éste y todavía parece que tienen huecos fiscales que tapar. Han subido los impuestos, han puesto maquinitas cobradoras y han endeudado al país a más no poder. Encima de todo eso, ahora quieren liquidar las acciones del Estado en empresas rentables. ¿Para qué?
Nadie vende un negocio bueno para comprar uno malo. No hace sentido comprar los corredores al doble de lo que valen y luego vender acciones en empresas rentables por debajo de su precio real. No hay inversión que en este momento se pueda hacer con esos fondos que rinda más que en donde están invertidos esos recursos del patrimonio nacional. ¿De dónde reemplazarán los 120 millones de balboas que dan en dividendos estas empresas todos los años al Tesoro Nacional? ¿Impondrán nuevos impuestos?
El nuevo madrugonazo de Cambio Democrático al modificar la ley 6 de 1997, con la sumisa complicidad de sus diputados y su Ministro de Economía y Finanzas, denota su mala fe porque fue propuesto sorpresivamente en un segundo debate, en sesiones extraordinarias y aprobado a tambor batiente a las cuatro de la mañana. Esta conducta es propia de los mercaderes de la política, que piensan que gobernar un país es administrar un supermercado o pujar y repujar en la Bolsa de Valores.
La aplanadora de Cambio Democrático no es consciente que la verdadera y legitima aplanadora la tiene el Pueblo y la va a utilizar en el 2014 pasándoles la factura en las urnas. ¿O es que creen que el pueblo no sabe que todos estos actos y “goles” legislativos tienen como finalidad hacer más ricos a los allegados, familiares, afines del Presidente Martinelli a costa del patrimonio nacional?
Queda demostrado que el llamado FAP fue un engaño mas, pues solo fue creado para quitar los obstáculos que ponía la ley del Fondo Fiduciario a una gran estafa, como será el cogerse los fondos de la venta de las acciones de estas empresas para tapar el hueco fiscal y no para robustecer el patrimonio del Fondo Soberano.
Queda claro que nos van a seguir endeudando y que están mal administrando el país en detrimento de las futuras generaciones. Hoy en día, gracias a la mala administración de este gobierno y su irresponsable endeudamiento, cada panameño y cada panameña, no importa su edad, debe tres mil balboas más que hace tres años. ¿Cuánto deberemos cuando esta pesadilla acabe?
El Partido Popular exige que el proyecto legislativo que modifica la Ley 6 de 1997 sea retirado del pleno legislativo, pues es ilegítimo, inconsulto y contrario a  los intereses de los panameños.
¡Señor Presidente, Ministros y Diputados, dejen de meter las manos en los bienes que son de todos los panameños y dejen de meter la pata en el manejo de la economía!
Dénse una vuelta por el Renacer para que recuerden que los gobiernos no son eternos y que el que la hace, la paga. ¡Y la van a pagar!