PANAMA | PROCLAMA DEL PARTIDO POPULAR ANTE EL RETORNO DEL DICTADOR NORIEGA

Editor Noticiero DC |

EL PARTIDO POPULAR –EL DE LA ESTRELLA VERDE- luchó contra la dictadura militar sin concesiones ni tregua desde el 11 de octubre de 1968 hasta el 20 de diciembre de 1989. En esa lucha miles de nuestros copartidarios, encabezados por Ricardo Arias Calderón, fueron víctimas de feroz persecución, represión, exilio, golpizas, tortura y prisión, sin que todo ese sufrimiento nos hiciera desistir de la tarea de construir una democracia participativa preocupada por los más pobres y comprometida con una administración de justicia  transparente e igual para todos.

Quienes vivimos aquellos años terribles y quienes han sabido por el testimonio de sus mayores  el precio que se pagó por esta frágil e imperfecta democracia que vivimos, no podemos ni debemos olvidar la última etapa, la  más violenta de la dictadura,  en la que Manuel Antonio Noriega sometió a cientos de miles de panameños de diferentes partidos políticos democráticos, gremios,  asociaciones y a todo el país a la más violenta, corrupta, sórdida y criminal de las persecuciones.
No guardamos en nuestros corazones odios ni rencores. Creemos en la justicia y, en su nombre, exigimos que a Manuel Antonio Noriega se le aplique la ley como a cualquier otro reo. Nos oponemos a que se le apliquen  los tratos humillantes y violentos que el aplicó a los civiles y militares que lo enfrentamos, pero también a que se le dé el trato privilegiado de casa por cárcel que es facultativo, pero no obligatorio aplicar a los reos mayores de 70 años.
El  regreso de Noriega no puede ser la excusa para distraer al país de los graves casos de corrupción, abuso de poder y violencia ocurridos durante los dos años de gobierno del Presidente Martinelli.
Ojalá que en estos momentos donde tantos recuerdos dolorosos vuelven a nuestra memoria sirvan para solidarizarnos con las familias de los que perdieron la vida por defender nuestra patria y nos comprometa a construir sin odios y pacíficamente el país con el que aún soñamos.