COSTA RICA | DEMOSTRAMOS EXISTENCIA DE DESPILFARROS, GASTOS SUPERFLUOS Y AUSENCIA DE AUSTERIDAD EN PRESUPUESTO 2012

Editor Noticiero DC |

“Estamos satisfechos porque, por primera vez, el debate del Presupuesto trasciende las paredes del parlamento y se convierte en un tema nacional y la ciudadanía se da cuenta de los millones de millones que se destinan a viajes, compra de vehículos, otros gastos superfluos, planillas paralelas y propaganda que perfectamente pueden eliminarse, sin que se paralice el aparato del Estado”.
En esos términos se refirió el diputado Fishman al Presupuesto 2012, cuyo debate en el plenario inició este 1º de noviembre, y su monto llega a los ¢5.9 BILLONES, de los cuales el 45% se pretende financiar con deuda.

El diputado expresó que ya se lograron algunas conquistas importantes, sobre todo en lo referente a la proyección social  y  transparencia en cuanto al uso y destino de algunas partidas. Puso como ejemplo que los dineros de PRONAMIPE se distribuyan prioritariamente para atender necesidades de cantones y distritos que no cuentan instalaciones educativas, rindiendo los correspondientes informes sobre su utilización. Reportes similares quedaron establecidos para las partidas destinadas a asociaciones de desarrollo comunal, porque estudios de la Contraloría demuestran que hay escasos controles al respecto.
En la misma dirección quedó aprobada que para la entrega de las  pensiones del régimen no contributivo, se lleve un registro que demuestre que el beneficiado es personas de escasos y que además existe, porque se han dado casos de dineros dirigidos a personas no pobres, incluso gente ya fallecida, que sigue recibiendo esas ayudas.
“Desde que ese proyecto llegó a la Asamblea el pasado 1º de setiembre, como presidente de la Comisión de Hacendarios dije que someteríamos ese plan de gastos a un análisis riguroso, porque estamos convencidos de que era posible meterle bisturí a muchas partidas, en aras de la austeridad y la transparencia”, subrayó. Y agregó que a lo largo de todo este año, a propósito de la intención del Ejecutivo por aprobar un paquete de impuestos, se ha dedicado a demostrar que tanto en el Gobierno Central como en las instituciones descentralizadas existe un gasto multimillonario perfectamente controlable, con  lo cual es posible reducir significativamente  el monto del déficit fiscal.
“Se destinan ¢1.9 billones a transferencias  muchas de las cuales no tienen  controles rigurosos ni justificaciones satisfactorias,  como las destinadas a entidades privadas. Para viajes y viáticos al exterior está programado ¢2.768.781.522, lo que es un verdadero abuso, y lo mismo podemos decir de los ¢625.081396 en actividades protocolarias y sociales. Ni qué decir de los millones para consultorías en servicios de ingeniería, servicios en ciencias económicas, amén de gastos en productos veterinarios, tintas, pinturas y diluyentes, mariales y productos minerales y asfálticos, que están esparcidos en las partidas de todos los ministerios”. Desde el 1º de setiembre vengo denunciando esta barbaridad de presupuesto y continuaré haciéndole hasta el debate final de este plan de gastos”, Afirmó el presidente de Hacendarios.