.


 

ITALIA | LOS PARTIDOS ITALIANOS DE CENTRO RETIRAN CONFIANZA A BERLUSCONI

Editor Noticiero DC |

Los partidos italianos de centro pidieron ayer la dimisión del primer ministro, Silvio Berlusconi, antes de la votación de la moción de censura del día 14. Además de los diputados de Futuro y Libertad (FLI) de Gianfranco Fini, a la petición se unieron los sicilianos del Movimiento para la Autonomía (MPA), los Liberal Demócratas, los centristas de Alianza para Italia (API), de Francesco Rutelli, y los diputados de Unión de Centro (UDC), de Pier Ferdinando Casini.
Tras una reunión entre Fini, Rutelli y Casini, los tres líderes emitieron un comunicado en el que justifican la petición de dimisión por la necesidad de «asegurar un Gobierno sólido, con capacidad de afrontar la crisis y de evitar un inútil y dañino recurso a las urnas». Además, anunciaron la presentación de una nueva moción de censura, que se une a la de la oposición de centroizquierda, el Partido Democrático e Italia de los Valores.

Para el líder del FLI, Gianfranco Fini, la petición confirma que el Gobierno de Berlusconi no tiene el apoyo de la Cámara, pero excluyó la posibilidad de elecciones anticipadas, «a causa de la crisis económica».
El jefe del Gobierno ve la decisión de los tres líderes centristas como irresponsable y asegura no sentirse preocupado. El ministro de Defensa, Ignazio La Russa, descartó categóricamente que Berlusconi pueda dimitir antes del 14, día de la votación de la moción. A los 36 diputados de Futuro y Libertad se añaden los 35 votos de Casini, los 6 de Rutelli, así como los 5 del MPA del gobernador de Sicilia, Raffaele Lombardo, y otros 3 liberales. Sumados a la oposición, se podría llegar a 317 votos, suficientes para retirar la confianza al Ejecutivo. Ese mismo día 14 se vota la moción de confianza en el Senado, donde el Gobierno de Silvio Berlusconi tiene la mayoría.
Berlusconi ha dicho que si su Gabinete no obtiene la confianza del Parlamento pedirá la convocatoria de elecciones, aunque la decisión última corresponde al presidente de la República, Giorgio Napolitano. Para la oposición, la única solución pasa por la formación de un Gobierno técnico sin Berlusconi y que podría estar presidido por el ministro de Economía, Giulio Tremonti.