.


 

ITALIA | UNA NUEVA ALIANZA JAQUEA A SILVIO BERLUSCONI

Editor Noticiero DC |

En medio de la incógnita sobre cómo se resolverá la actual crisis sin retorno del gobierno de Silvio Berlusconi, si con elecciones anticipadas o con un gobierno de transición, irrumpió ayer el denominado "tercer polo", que podría resultar un actor clave en el incierto futuro político de Italia.
Se trata de un nuevo bloque de centroderecha -que vendría a llamarse Pacto para la Nación- que reúne al ex fascista Gianfranco Fini (el ex aliado de Berlusconi que hace una semana pidió su dimisión por el bien de la patria); a Pier Ferdinando Casini, líder de la Unión de Centro (UdC) y a Francesco Rutelli, el ex alcalde de Roma que hace un año abandonó el Partido Democrático (PD, oposición) para crear su propio partido, Alianza para Italia (API).

Fini, Casini y Rutelli se presentaron ayer por primera vez en público juntos, para intervenir en un seminario por los 150 años de la unidad de Italia. Su aparición en la escena no fue casual y agitó aún más las aguas al presentarse como una nueva alternativa política que pondría en jaque el bipolarismo que teóricamente dominó la escena política de los últimos años.
La aparición del "tercer polo" puso los pelos de punta al cada vez más presionado y acorralado Berlusconi, que en sus dos anteriores gobiernos fue socio tanto de Fini como de Casini.
Aunque ya no tiene los números para sobrevivir debido a la ruptura con los finianos de Futuro y Libertad (FyL), Berlusconi ya advirtió que no piensa dimitir tal como le pidió su máximo enemigo Fini. Y se juega al todo o nada a ir a elecciones anticipadas, que es el escenario que más le conviene en este momento, que los analistas no dudan en definir como el fin del berlusconismo.
Ayer, ya de regreso del G-20 de Seúl, Berlusconi anunció que después de la aprobación de la ley de presupuesto, prevista para diciembre, irá al Parlamento para someterse a un voto de confianza. Primero en el Senado, donde podría salvarse, pero después, en la Cámara baja, sin el apoyo de Fini, su gobierno tiene la muerte asegurada.
Berlusconi y los suyos creen que, si ganan en el Senado y pierden en Diputados, no le quedaría otra opción al presidente italiano, Giorgio Napolitano, que disolver las cámaras del Parlamento y llamar a elecciones anticipadas.
Transición
El "tercer polo", que contaría con el apoyo del PD, podría tener los números suficientes como para evitar el escenario de las urnas y formar un gobierno de transición en el que se reformaría la tan controvertida ley electoral y se atendería la crítica situación económica que atraviesa el país.
Ayer, en su primera aparición en público, se oyeron discursos que iban en ese sentido. "Frente a la gravísima crisis económica, social, ética y moral de este país, es urgente estipular un pacto para la nación en nombre de los valores de la historia y también por el futuro que queremos darle a esta Italia sacudida en sus fundamentos", dijo Casini, aludiendo a los escándalos de menores y fiestas que involucraron últimamente al premier, de 74 años.
"Los italianos quieren las soluciones necesarias para la familia, para el trabajo, para la economía: por eso estamos aquí; por eso estamos juntos", admitió Rutelli.
A su turno, Fini, considerado el único responsable de esta crónica de la muerte anunciada del gobierno de Berlusconi, también admitió que el "tercer polo" ya es una realidad. "Sólo en Italia, la simple búsqueda de un acuerdo de aquello que puede unir es tachada de traición", dijo.
"En esta fase histórica, no podemos permitirnos una política que ve en el otro sólo un enemigo", agregó, quizás intentando justificar su ruptura sin retorno e inexorable con su ex aliado Berlusconi, líder máximo al borde del abismo.