.


 

HAITI | EL PAIS ELIGE AL PRESIDENTE QUE GESTIONARA LA MILLONARIA AYUDA HUMANITARIA

Editor Noticiero DC |

Haití inició esta mañana una jornada electoral clave en la que más de cuatro millones de personas están llamadas a elegir a un nuevo presidente, que deberá liderar la reconstrucción del país después del terremoto de enero y lidiar con una epidemia de cólera que no muestra signos de retroceder. Además, quien resulte electo será el encargado de gestionar la millonaria ayuda internacional de U$S 9.000 millones que se ha mantenido paralizada a la espera de un nuevo Gobierno.
Sin embargo, la participación es una de las grandes incógnitas, debido a que muchos ciudadanos seguían esperando hasta anoche a recibir la tarjeta de identificación que les permitirá ejercer su derecho al voto y que tantos perdieron en el sismo. A ello se une la epidemia de cólera que podría mantener alejada de las urnas a una población que todavía tiene mucho miedo y dudas ante el último mal que la azota. 

Un total de 18 candidatos se mantienen en la carrera presidencial. Asimismo, los haitianos deberán seleccionar, de un abanico de 66 partidos, a 11 senadores de entre 96 candidatos y 99 diputados de entre 816 postulantes. 
Pese al gran número de aspirantes para suceder al actual presidente, René Préval, las encuestas han reducido a tres los candidatos con más posibilidades de éxito: la conservadora Mirlande Manigat, una docente de 70 años; el oficialista Jude Célestin, yerno de Préval; y el músico devenido en político Michel Martelly. Les siguen en las preferencias el notario Jean Henri Céant y el empresario Charles Henri Baker. 
Sin embargo, ninguno de los favoritos parece reunir el suficiente número de votos para proclamarse vencedor en estos comicios, por lo que Haití parece abocado a celebrar una segunda ronda en enero, algo inédito en la reciente historia democrática del país. Pese a las aseveraciones de organismos nacionales e internacionales acerca de que cometer fraude va a ser difícil, no se han logrado disipar del todo las dudas de una posible manipulación electoral.