.


 

BELGICA. Yves Leterme repite al frente del gobierno belga tras la salida de Van Rompuy

Editor Noticiero DC |

El democristiano flamenco Yves Leterme jurará hoy su cargo como primer ministro de Bélgica tras la dimisión oficial ante el rey Alberto II de su antecesor, Herman Van Rompuy, quien fue elegido el pasado viernes por los líderes de la UE como primer presidente estable del Consejo Europeo.

Leterme, que ya fue primer ministro de marzo a diciembre de 2008, se vio obligado a dimitir ante la sospecha de que intentó influir en una decisión judicial sobre la venta del grupo bancario Fortis.

Sin embargo, tras casi un año de investigaciones parece probado que el escándalo tuvo su origen en el mal funcionamiento del propio sistema judicial belga y no en una injerencia de Leterme.

Por este motivo y sobre todo para evitar que la marcha de Van Rompuy provoque una nueva crisis gubernamental, los líderes de la coalición de cinco partidos que sustenta al Ejecutivo belga decidieron ayer permitir el regreso de Leterme.

Una vez que el democristiano y los miembros del nuevo Ejecutivo juren sus cargos, se celebrará un primer Consejo de Ministros, al término del cual el primer ministro acudirá a las dos cámaras del Parlamento a leer una declaración.

Leterme es ministro de Exteriores en el gobierno saliente y, según los medios belgas, será sustituido en esta función por Steven Vanackere, actual titular de Empresas Públicas y Función Pública, que a su vez podría ser reemplazado por Inge Vervotte.

El resto del gobierno y el programa de la coalición seguirán siendo los mismos.

El acuerdo para el regreso del polémico Leterme, que nunca fue bien visto por la minoría francófona, contempla no obstante la constitución de un "grupo de sabios", bajo la dirección del veterano ex primer ministro democristiano Jean-Luc Dehaene.

Este grupo se encargará de negociar la cuestión regional más explosiva, la escisión del distrito electoral y judicial de Bruselas-Halle-Vilvoorde (BHV).

El objetivo es que Leterme y su segundo gobierno, protegidos de las disputas regionales, puedan sobrevivir hasta las elecciones legislativas federales de 2011.

Pero la prensa belga se preguntaba está mañana cuál será el verdadero papel de Leterme si su antecesor ya encarriló los problemas económicos y sociales más urgentes, mientras que los asuntos comunitarios decisivos, como BHV, han sido encomendados a Dehaene.

El también ex jefe del Gobierno Wilfried Martens, quien se ha encargado a petición del rey de negociar la sustitución de Van Rompuy, reconoció hoy en la radio pública que se ha tenido que recurrir a su generación para sacar al país adelante, porque la nueva clase política belga ha perdido el hábito del diálogo entre el norte (flamenco) y el sur (francófono) del país.