.


 

ALEMANIA | ARMIN LASCHET: QUIEN ES EL NUEVO PRESIDENTE DE LA CDU; THOMAS SCHAUMBERG

Noticiero Demócrata Cristiano |

«Tal vez no sea el hombre del gran espectáculo, pero soy Armin Laschet». Así se presentó Armin Laschet el 16 de enero a los delegados del Congreso Nacional de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), partido que desde 2005 lidera el gobierno federal de Alemania. Después de ser electo como nuevo presidente del partido, ¿quién es y qué se puede esperar de él?

Continuidad

Mucho se ha destacado que Armin Laschet, de 59 años de edad, representa en muchos sentidos una continuidad con la era de Angela Merkel. En su discurso a los delegados del partido antes de la votación, Laschet se presentó como la persona que uniría al partido y salvaguardaría la confianza que Merkel se había ganado del electorado en más de 15 años consecutivos de gobierno.

En los últimos años, Laschet ha defendido las políticas de la canciller, con quien tiene una relación de confianza. El católico practicante la apoyó durante la crisis migratoria de 2015, y es conocido por su pasión por Europa. Tiene una larga historia de militancia en el partido y mantiene buenas relaciones con distintos sectores de este.

Como temas con los que quiere convencer a los votantes en las elecciones federales que se celebrarán el 26 de septiembre, Laschet destacó que quiere más digitalización, menos burocracia, reconciliar la economía y la ecología, fortalecer la Unión Europa y la alianza con Estados Unidos. Destacó su experiencia política como una ventaja: «Hay que dominar las herramientas de una política del centro. La capacidad de unir».

Experiencia

Armin Laschet es un político de carrera. Fue miembro del Bundestag alemán, del Parlamento Europeo y del Parlamento del estado federado de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado de Alemania. Como ministro de Familia, Mujeres e Integración de este estado federado, fue una de las piezas claves en la política social del gobierno estatal.

En 2017 fue electo primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, el centro industrial más importante del país y una de las regiones económicamente más fuertes de Europa. Allí, bastión histórico de los sindicatos y la socialdemocracia, gobierna en coalición con el partido liberal (FDP).

Además de su experiencia como primer ministro, él mismo subraya su talento para equilibrar diferentes intereses y su capacidad de relacionarse con la población. En la propia Renania del Norte-Westfalia, su nivel de aprobación es relativamente alto, aunque su popularidad haya sufrido recientemente durante la crisis de covid-19. Antes de la pandemia, gustaba mostrarse cercano a la gente y en los desfiles de carnaval, de larga tradición en la región.

También posee el don de la retórica, como comprobó el congreso de la CDU. En un discurso perfectamente orquestado, Laschet mencionó varias veces sus orígenes familiares. Creció en Aquisgrán, cerca de la frontera triple entre Alemania, Bélgica y Holanda como hijo de un minero del carbón. El hecho de que él y sus tres hermanos pudieran estudiar en su época no era algo habitual, pero muy importante para sus padres: «Mi padre me mostró que el esfuerzo en el trabajo vale la pena y que es posible ascender». Es justamente esta historia familiar la que le hace entender mejor que nadie los cambios estructurales que vive Alemania con el cierre de las minas y los cambios en la matriz energética.

El nuevo presidente subrayó su preocupación por la creciente polarización en la sociedad. Por eso, sería importante que un partido del centro luche contra el odio y el populismo: «La polarización es fácil, cualquiera puede hacerlo. Tenemos que hablar claro, pero no polarizar. Tenemos que ser capaces de integrar, de mantener una sociedad unida».

La gran pregunta ahora es si la CDU elegirá a Laschet como su candidato para canciller en las elecciones generales del 26 de septiembre de este año. Esta candidatura no es solamente una decisión de la CDU, sino que se tomará en conjunto con su partido hermano bávaro, la Unión Social Cristiana (CSU). El presidente de la CSU y primer ministro de Baviera, Markus Söder, mantiene un nivel de aprobación alto en la población y suena como otra carta posible para ser candidato a canciller. En teoría, ambos partidos podrían también ponerse de acuerdo para nominar a otra persona. La decisión final se tomará en la primavera, después de las elecciones en Renania-Palatinado, Baden-Wurtemberg y Hesse, tres estados federados importantes.

Confianza

Al final de su discurso, Laschet dejó su manuscrito y sacó de su bolsillo una moneda como aquellas que usaban los mineros como cédula de identidad y símbolo de confianza entre ellos. Contó que se la había dado su padre, diciéndole: «Dile a la gente que puede confiar en ti». Y, dirigiéndose a los delegados en la sala plenaria virtual, Laschet —el que no quería ser un hombre de gran espectáculo— concluyó: «Se trata de la pregunta más importante: ¿en quién confiar?».