COSTA RICA - MARIA INES SOLIS: DEBEMOS PENSAR COMO HACER QUE EL EFECTO SECUNDARIO DEL COVID-19 NO SEA DESASTROSO

Noticiero Demócrata Cristiano |

La diputada María Inés Solís, del Partido Unidad Social Cristiana, se refirió a la crisis económica a la que ya estamos haciendo frente todos los costarricenses, y que posiblemente empeorará, por la emergencia de la pandemia del COVID-19, y las medidas sanitarias de aislamiento que se han tenido que tomar a nivel nacional; dejando a miles de personas sin ingresos, con cese laboral o suspensión de contratos.

«Es imposible pensar que el COVID-19 no afectará la economía, porque ya lo está haciendo. Lo que tenemos que pensar es cómo hacer que el efecto secundario en la economía no sea desastroso o más desastroso», aseveró.

Según la legisladora «nos encontramos frente a una crisis nunca vista ni imaginable en nuestro país y en el mundo; tenemos que estar preparados para levantarnos de esta y ser exitosos para devolverle el trabajo a la ciudadanía y no caer en un mayor caos económico donde nuestro déficit fiscal llegará a cifras inimaginables».

Para Solís, algunas de las medidas necesarias son las siguientes:

1- Hacer las pruebas para detectar el COVID-19 masivas, para darle la tranquilidad a la gente y permitirles volver a sus empleos, reabrir sus negocios, volver a consumir y reactivar la economía.

2- La urgente necesidad de que el gobierno defina la ruta a seguir con la crisis, tienen una serie de proyectos e ideas, pero ninguno ligado a un objetivo al largo o al mediano plazo, todos pensando en el inmediato y no están previendo que esta crisis pueda durar un rato, donde se pueden estar gastando los pocos recursos disponibles y quedarse sin margen de maniobra para lo que viene.

3- Tenemos que estar preparados para una vez que termine la crisis, ser nuevamente competitivos y atractivos en turismo (una de las principales fuentes de ingreso de nuestro país). Por eso es importante guardar las reservas del ICT, inclusive aportarle más al sector, para tener la capacidad de promocionar nuestro país, ayudar a la industria y devolver esos miles de trabajos perdidos por la crisis.

4- Bajar el costo de vida de los costarricenses, bajando el costo del combustible (reduciendo el impuesto único a los combustibles), bajar el precio de la energía eléctrica (haciendo al ICE más eficiente y permitiendo la generación distribuida) de manera que producir, invertir y emprender en nuestro país sea más barato, nos haga más competitivos como país y así como hacer las fácil mantener el día a día para las y los costarricenses.

5- Replantear las políticas económicas de nuestro país. El estado proteccionista después de esta crisis no tendrá los recursos para sostenerse, así que requiere de reactivar la economía y generar nuevos ingresos (sin más impuestos) para poder hacer frente al abrumador déficit fiscal con el que inevitablemente cerraremos el 2020.