ESPAÑA | MARIANO RAJOY ENVIA A LA ABOGACIA DEL ESTADO EL PLAN DE SOBERANIA CATALANA

Editor Noticiero DC |

Este martes, el gobierno de Mariano Rajoy pidió a la Abogacía del Estado que estudie los documentos de partidos nacionalistas para la soberanía catalana, revela el diario El Mundo. Según el presidente de gobierno, se trata de un acto "ilegal" contra el "sino de la Historia". Los documentos que examinará la Abogacía del Estado serán los suscritos por Convergència y ERC con el apoyo de ANC y Òmnium Cultural, además de los actos llevados a cabo.
El objetivo de los grupos nacionalistas catalanes es un nuevo intento de declarar independencia, antes de abril de 2017, 18 meses después de las elecciones que esperan convocar para el 27 de septiembre. Oriol Junqueras afirma ya que la independencia se ejercerá "desde el primer día" si ese 27 de septiembre ganan los que la defienden. El gobierno cambia así la estrategia con la que afrontó el anterior intento de independencia, con el desafío del 9N y no esperará al último momento para acudir a los tribunales. El presidente declaró ayer, en rueda de prensa junto a Donald Tusk, que la nueva hoja de ruta del proceso soberanista es plenamente ilegal.

"Es mala para el conjunto de los catalanes y para el resto de los españoles. Es mala para el conjunto de España y lo es en el fondo y en la forma. En el fondo, porque va contra el sino de la Historia, rompe con más de 500 años de historia de vida juntos, rompe todos los lazos que nos unen desde hace tiempo y porque obliga a los catalanes a dejar de ser españoles y europeos. Y es mala en las formas, porque supone saltarse lo que dice la legislación vigente, la Constitución, y en España la ley está por encima de cualquier otra consideración y afecta a todos", declaró.
Con estas palabras, el presidente dejó clara su intención de frenarla en cuanto entre en el terreno de las instituciones. El informe que se ha encargado a la Abogacía del Estado estudiará una nueva denuncia al procedimiento que se sigue en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por el 9-N. En su defecto, elaborará un nuevo recurso.
Los servicios jurídicos de Presidencia ven sin embargo dificultades a la hora de actuar de manera inminente ante los tribunales, ya que por el momento la hoja de rutano es más que una declaración programática suscrita por partidos.
El hecho de que el Gobierno de la Generalitat como tal no se haya adherido oficialmente a la misma –aunque Artur Mas, en su calidad de líder de Convergència, sí lo haya hecho– dificulta la interposición de demanda alguna. No habrá por el contrario impedimentos si el plan es asumido por la Generalitat. Por ello, los servicios jurídicos del Estado estarán a partir de ahora pendientes de cuantos pasos y pronunciamientos sigan a la firma de la nueva hoja de ruta.
Algo que el Govern no parece querer dejar fácil: este martes se quitó de encima la responsabilidad sobre el nuevo proyecto. El portavoz del gobierno catalán, Francesc Homs se limitó a mostrar su "respeto" por el documento, aunque sí dijo que "tiene una entidad muy importante" y que está pensado para "ser compartido" por más partidos que Convergència y Esquerra. Los nacionalistas insisten en que se reincorporen al acuerdo formaciones que o bien ya han expresado su rechazo –como es el caso de ICV y EUiA–, o bien mantienen un silencio incómodo, como sucede con Unió.