NICARAGUA | ORTEGUISMO REPRIME A MUJERES EN SU DIA

Editor Noticiero DC |

La marcha realizada este ocho de marzo en conmemoración del Día Internacional de la Mujer fue reprimida por la Policía Nacional, que desplegó un nutrido contingente de antimotines, impidiendo el paso hacia la Avenida Bolívar donde estaba previsto realizarse la manifestación.
El Movimiento de Mujeres de Nicaragua fustigó que la larga fila de antimotines era de mujeres. “Ponen a mujeres policías que son mujeres pobres, que sufren violencia, que mueren de aborto, incluso hasta comisionadas han muerto en manos de sus maridos”, dijo la doctora Ana María Pizarro.
La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), la doctora Vilma Núñez, dijo que los hechos hablan por sí solos. “Se le cayó la careta de feminista con la que durante muchos años navegó Aminta Granera. Aquí está la muestra. Está usando a las policías mujeres no como como profesionales sino como fuerza de choque”, aseguró.

 Según Núñez, el “régimen dictatorial” de Daniel Ortega y “la entrega de ella sumisa” de la comisionada Granera y el cuerpo policial ha llevado a este tipo de represión del derecho a manifestarse.
El comisionado general Ramón Avellán dirigía el despliegue de antimotines y hablaba por celular constantemente. Avellán saludó amablemente al equipo periodístico de Confidencial, pero al identificarnos su semblante cambió totalmente y se negó rotundamente a dar declaraciones.
Desde las ocho de la mañana todo el aparataje partidario del gobierno se plantó en la Rotonda Hugo Chávez con banderas rojinegras y azules y blancas. No había consignas por la mujer solo canciones alusivas al gobierno de Ortega. Entre los empleados públicos estaba Reina Rueda, Secretaria del Concejo Municipal de Managua. En otras rotondas de la capital había más empleados públicos uniformados con las camisetas del gobierno haciendo posta.
“Las mujeres estamos celebrando el 8 de marzo igual que en todo el mundo, y aquí están las turbas somocianas, esa es la expresión. Turba somociana. ¿Qué van hacer con las fotos? Los van a fichar para reprimirnos”, gritaba una mujer al ver que desde atrás de la fila de antimotines un oficial tomaba fotos a los manifestantes.
Juanita Jiménez, dirigente del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), denunció que varios buses que transportaban mujeres hacia la marcha desde otros departamentos fueron retenidos por la Policía Nacional.
“Veníamos por el busto José Martí y allí nos bajamos. Tuvimos que pasar dos cercas, las botamos, pero en una los oficiales nos quisieron agredir pero nos defendimos”, relató Poly Mora.
La marcha de las mujeres tuvo que seguir otro rumbo por el cerco de antomotines. Partió desde Plaza Inter hacia las inmediaciones del supermercado Pricesmart. Alrededor de 600 personas marcharon. El acoso del gobierno se personificó también en motorizados que rondaban la marcha, así como otro contingente policial bloqueando el paso en la rotonda de Plaza España.
“Lamentablemente este es el mensaje que le mandamos al mundo: es el país donde desde la propaganda las mujeres vivimos felices y con las mayores oportunidades, pero la primer oportunidad que es vivir libre y transitar por tu propio país está siendo negada. Esa es la verdadera cara del gobierno de Nicaragua”, amonestó Pizarro.
El Movimiento de Mujeres de Nicaragua leyó al final de la actividad una proclama en la que resaltaron “viejos desafíos y muchos retrocesos” durante el gobierno del comandante Ortega. Mencionaron la prohibición del aborto terapéutico, la “naturalización” del embarazo en niñas y adolescentes, el reglamento de la ley 779 que, según ellas, despojó de su espíritu a la normativa que castiga la violencia de género. Asimismo, criticaron el nuevo Código de la Familia que entrará en vigencia en abril próximo, porque impone un modelo único de familia.
Las mujeres subrayaron además la precariedad de las mujeres del Caribe de Nicaragua y la falta de una estrategia del Estado con ellas. Las feministas pidieron la derogación de la ley 840 del Canal Interoceánico porque “se legaliza un régimen especial fuera del control del Estado y concede toda clases de privilegios a una empresa china”.