FRANCIA | SARKOZY SUPERA SU PRIMERA PRUEBA EN CAMINO AL ELISEO

Editor Noticiero DC |

Su victoria pudo haber sido aún más contundente, pero el expresidente francés Nicolas Sarkozy en todo caso ha superado su primera gran prueba en el camino de regreso al Palacio del Elíseo, después de un comienzo difícil como nuevo líder del partido conservador Unión por un Movimiento Popular (UMP).
Aunque en Francia la oposición suele beneficiarse de las debilidades del gobierno cuando se celebran elecciones de mitad de mandato, Sarkozy, de 60 años de edad, puede reclamar para sí la victoria de los conservadores en los comicios departamentales del domingo, ya que tuvo que medirse con una rival muy fuerte, Marine Le Pen, líder del partido de extrema derecha Frente Nacional (FN) informó DPA.

Ahora, el expresidente puede esperar con satisfacción el desarrollo de la segunda vuelta electoral en los departamentos franceses, el próximo domingo, cuando se decida definitivamente el reparto del poder en las regiones.
Aunque Sarkozy muchas veces provoca polémicas con durísimas consignas en los márgenes de la derecha francesa, solo ha logrado en parte tener en jaque al FN. Aun así, tanto la UMP como el Partido Socialista (PS) constatan satisfechos que el partido de Le Pen ya no puede ufanarse de ser la primera agrupación política de Francia. Pese a que la candidata no consiguió una victoria como en las elecciones europeas del 2014, con más de 25% de los votos consolidó su presencia en el paisaje político francés.
Para Sarkozy resultó ser una ventaja el que las encuestas previas a las elecciones departamentales auguraran varias veces como escenario de horror un avance decisivo de la extrema derecha.
Después de su victoria en primera ronda, Sarkozy ratificó su estrategia de "ni-ni" para aquellas circunscripciones departamentales donde la UMP ya ha sido derrotada y no podrá participar en la segunda vuelta. "La UMP no va a llamar a votar ni por el FN ni por el PS", subrayó. Algo que lamentan los socialistas, que corren peligro de perder en la segunda vuelta decenas de circunscripciones controladas por el partido del presidente François Hollande.
La primera vuelta ha dejado como resultado una Francia dividida en tres partes. Sin embargo, si no fuese por sus propios enfrentamientos internos, la izquierda en su conjunto podría haberse desempeñado mucho mejor en estos comicios.