ITALIA | EL PRESIDENTE ITALIANO, GIORGIO NAPOLITANO, PRESENTO SU RENUNCIA

Editor Noticiero DC |

El presidente más longevo de Italia, el reconocido Giorgio Napolitano, renunció hoy a su cargo tras nueve años de ejercicio y una vida entregada a la política, en línea con lo adelantado el mes pasado, cuando justificó su inminente decisión en "las limitaciones y las dificultades" derivadas de su edad, 89 años.
Napolitano firmó la renuncia esta mañana, aunque ya se sabía de ésta desde ayer, tras el anuncio del primer ministro, Matteo Renzi, ante el pleno del Parlamento Europeo durante su discurso de cierre de la presidencia de turno italiana de la Unión Europea (UE), informó la agencia de noticias EFE.

El ahora presidente emérito explicó que tiene "ganas de volver a casa" y poder dedicarse a su familia.
La renuncia de Napolitano debió realizarse a través de tres cartas: una a Renzi, otra al presidente del Senado, Piero Grasso, y una tercera a la presidenta de la Cámara de los Diputados, Laura Boldrini.
Grasso será quien asuma las funciones de la presidencia de la República hasta que sea elegido el sucesor, cuyo nombre será sometido a una primera votación que se celebrará el 29 de enero, según anunció hoy Boldrini.
Aún no se perfilan candidatos claros, afirmó a primera hora de la mañana Deborah Serracchiani, vicesecretaria del Partido Democrático -que lidera Renzi-, quien anticipó que el objetivo del gobierno es el de "alcanzar un acuerdo en la cuarta o quinta votación".
Napolitano pasará a la historia por ser el primer presidente reelegido del país y, por tanto, el más longevo, pues sustituyó a Carlo Azeglio Ciampi el 10 de mayo de 2006 y fue reelecto el 20 de abril de 2013 después de que los partidos políticos fuesen incapaces de alcanzar el suficiente consenso para elegir un sucesor.
Napolitano, conocido por su europeísmo, protagonizó una vida entregada a la política, en una carrera que se inició ya en 1942, cuando fundó un grupo comunista y antifascista que, durante la Segunda Guerra Mundial, tomó parte en numerosas acciones contra los nazis.
Fue miembro desde 1945 del Partido Comunista Italiano (PCI), partido del que fue diputado en 1953 y reelegido posteriormente, siempre por la circunscripción de Nápoles.
Dentro del partido fue miembro de su comité central desde 1956, responsable de la política económica, entre 1976 y 1979, y responsable de política exterior, entre 1986 y 1989, año en que fue nombrado jefe de la diplomacia italiana en el "gobierno en la sombra" del PCI.
Allí permaneció dos años más, hasta la fecha de su dimisión y ruptura con el PCI en el histórico congreso de Rimini, cuando optó entonces por entrar a formar parte de las filas del Partido Democrático de la Izquierda.
Después de una vida en primera línea de la política nacional, en 1992 dio el salto a Europa como eurodiputado, aunque fue breve pues retornó de nuevo a su país natal tras ser elegido el 3 de junio de ese año presidente de la Cámara de los Diputados.
Nombrado senador vitalicio por Ciampi, fue elegido su sustituto el 10 de mayo de 2006 con el respaldo de 543 votos de los 1.000 votos posibles en la cuarta votación, en la que sólo se necesitaba mayoría simple.
Ahora se retira para dedicarse de lleno a su familia, como explicó recientemente, y porque ya tenía "ganas de volver a casa".
La plaza en la que está el palacio presidencial del Quirinal se llenó hoy de aplausos y gritos de despedida de centenares de personas que la rodearon desde primera hora de la mañana.
Con el semblante emocionado, el ahora presidente emérito decidió saludar a los que se agolpaban frente a la llamada "La casa de los italianos" con la mano por fuera de la ventanilla del coche.
Pero antes, en el interior de la sede de la Presidencia de la República italiana, recibió con su mujer, Clio Bittoni, a una banda de honor que le dio su adiós, al son del himno nacional.
La bandera italiana se arrió en la fachada del Quirinal y solo volverá a alzarse cuando se haya nombrado al próximo presidente italiano.
En tanto, los mensajes de despedida por parte de miembros del gobierno y de la oposición se multiplicaron a lo largo de la mañana.
Así, Renzi le dedicó un "#GraciasPresidente" en su perfil de Twitter, mientras que la ministra de Educación, Stefania Giannini, escribió en la misma red social: "Napolitano, gran figura de referencia para el país. Continuaremos con sus esfuerzos en favor de la educación, la investigación y la universidad".
Boldrini también expresó, en una misiva, su gratitud "por el servicio que ha prestado al país" y destacó, a nivel personal, el apoyo que Napolitano le ha "ofrecido constantemente", y se convirtió en un "sólido y fundamental punto de referencia" en su vida.
Más crítico fue, sin embargo, el líder del partido conservador Liga Norte, Matteo Salvini, quien escribió en Twitter "último día de #Napolitano en el Quirinale, no lloro!".
Una frase en línea con el mensaje publicado por los miembros de la formación liderada por el cómico Beppe Grillo, el Movimiento 5 Estrellas, Andrea Cecconi y Alberto Airola, que afirmaron que "Napolitano ha sido, por desgracia, uno de los peores presidentes de la República" italiana.