ESPAÑA | ESPERANZA AGUIRRE SE POSTULA COMO CANDIDATA A LA ALCALDIA DE MADRID

Editor Noticiero DC |

Esperanza Aguirre quiere ser alcaldesa de Madrid. La presidenta del Partido Popular de Madrid ha aprovechado el último Comité de Dirección del Grupo Popular madrileño para ponerse a "disposición del PP y del presidente del Gobierno Mariano Rajoy para todo aquello que se le pida". Implícitamente, la presidenta del PP de Madrid ha dejado claro que ella está dispuesta a dar un paso al frente si el partido se lo pide. "No me quiero hacer de rogar para nada. Si quienes tienen que decir piensan que puedo ser un activo para el PP en cualquiera de los puestos que piense que puedo ser de utilidad, estoy a sus disposición".

Se trataba de un secreto a voces. Desde que el pasado mes de septiembre la actual alcaldesa, Ana Botella, anunciara en una comparecencia que no se volvería a presentar a la candidatura del Ayuntamiento, los rumores que apuntaban a Aguirre como su sucesora no han dejado de sonar. La expresidenta de la Comunidad nunca se había postulado tan abiertamente a suceder a la esposa de José María Aznar en el Palacio de Cibeles. Sin embargo, su círculo más próximo reconocía que el único cargo que le falta a Aguirre en su palmarés, además de ser presidenta del Gobierno, es el de alcaldesa de Madrid.
El incidente que protagonizó en abril en la madrileña calle de Gran Vía, donde aparcó en doble fila para sacar dinero y se dio a la fuga, no ayudó nada a las intenciones de la barones. Fueron muchos los que, desde dentro y fuera del partido, señalaron este hecho como un error de Aguirre que la situaba fuera de las quinielas por Madrid.
Nadie en el PP entendió por qué la presidenta popular huyó sin que los agentes de movilidad le hubieran permitido irse. Tras el incidente, ninguno de sus compañeros de partido saliera públicamente a respaldarla. Ni siquiera su delfín, Ignacio González, bastante asiduo en las redes sociales. Aguirre recibió una avalancha de críticas por parte de la ciudadanía, de los sindicatos, de la oposición y, de forma oficiosa, del propio ayuntamiento.