CUBA | FALLECIO HUBERTO MATOS, EX COMANDANTE DE LA REVOLUCION CUBANA

Editor Noticiero DC |

El ex comandante Huber Matos, uno de los legendarios protagonistas de la revolución cubana, falleció esta madrugada en un hospital de Miami. Tenía 95 años.
Matos fue uno de comandantes históricos que combatió en la Sierra Maestra y encabezó el triunfo revolucionario de 1959, pero sus divergencias con Raúl y Fidel Castro lo convertirían en pocos meses en un disidente de la cúpula militar, acusado de traición y condenado a un largo calvario de 20 años en prisión.
Con la muerte de Matos desaparece uno de los mitos vivientes del proceso revolucionario cubano y una de las personalidades más influyentes de la oposición al régimen de Fidel Castro en el exilio.

Su muerte se produjo al filo de las 4 a.m. en el Hospital Kendall Regional, en el suroeste de Miami, donde permaneció ingresado desde el pasado martes a causa de un ataque masivo al corazón, según fuentes familiares. Su última voluntad fue ser enterrado en Costa Rica, el país adonde partió tras ser liberado en 1979.
Regreso a mi tierra
“Quiero hacer mi viaje de regreso a Cuba desde la misma tierra cuyo pueblo siempre me demostró solidaridad y cariño, quiero descansar en suelo costarricense hasta que Cuba sea libre y de allí a Yara, a acompañar a mi madre y a reunirme con mi padre y con los cubanos”, dijo Matos poco antes de morir, de acuerdo con un comunicado difundido por la organización Cuba Independiente y Democrática (CID)..
Nacido el 26 de noviembre de 1918 en el seno de una familia humilde de Yara, actual provincia de Granma, Matos logró hacerse maestro en la Escuela Normal de Santiago de Cuba. En 1944 se doctoró en Pedagogía en la Universidad de La Habana.
Era miembro del Partido Ortodoxo cuando se produjo el golpe de estado de Fulgencio Batista, en 1952, contra el que comenzó a conspirar activamente. Por sus operaciones de apoyo logístico a los rebeldes en la Sierra Maestra, fue capturado, pero logró escapar y exiliarse en Costa Rica, en 1957.
Con respaldo del presidente costarricense José Figueres, regresó a la isla con un avión cargado con cinco toneladas de municiones y armamentos, a bordo del que aterrizó en las inmediaciones de la Sierra Maestra. Su inteligencia, liderazgo y destreza en las operaciones militares lo llevarían a su rápido ascenso en el Ejército Rebelde. Fidel Castro le concedió el rango de comandante y lo colocó al frente de la Columna 9 “Antonio Guiteras”.
Nace una leyenda
Los frecuentes combates y triunfos de su tropa lo convirtieron pronto en una leyenda. La Columna 9 estuvo a cargo del sitio, rendición y toma de la ciudad de Santiago de Cuba, acción determinante para la victoria final del movimiento revolucionario.  Las fotografías del ingreso triunfal de Fidel Castro en La Habana muestran a su lado a Huber Matos y a Camilo Cienfuegos.
En 1959 fue nombrado Comandante del Ejército en la provincia de Camagüey.  Después de haber discutido varias veces con Fidel Castro por el creciente alineamiento del proceso con el comunismo,  presentó su dimisión y renunció en una segunda carta -fechada el 19 de octubre de ese año- señalando sus discrepancias con lo que consideraba una traición a los postulados democráticos que habían impulsado la revolución, como habían prometidos sus líderes al pueblo cubano.
Fidel Castro ordenó arrestarlo. Una semana después de su detención, el comandante Camilo Cienfuegos, cercano amigo de Matos, desapareció con su avión, el 28 de octubre de 1959 y sus restos nunca fueron hallados.
Matos siempre sostuvo la hipótesis de que su arresto y el proceso judicial en su contra estuvieron motivados por la desaparición de Cienfuegos, la que siempre consideró un crimen ordenado por Fidel Castro. Matos incluso  sostuvo además que su “entrañable amigo de batallas y confidencias” le hizo llegar mensajes a la prisión de El Morro en La Habana, en los que le sugería fugarse y le pedía perdón por todo lo sucedido.
Hasta el último día
En diciembre de 1959 fue enjuiciado por “traición y sedición” y sentenciado a 20 años de cárcel, que pasó en su mayoría en la Isla de Pinos. Durante el juicio sumario, insistió en denunciar la desviación de que era objeto el movimiento revolucionario por el que él y tantos otros habían arriesgado sus vidas.
Desde la cárcel denunció las múltiples vejaciones, golpizas y humillaciones a que fue sometido. Cumplió la condena hasta el último día y marchó al exilio en Costa Rica tras su excarcelación, el 21 de octubre de 1979. Posteriormente se radicó en Miami.
Durante años ejerció como secretario general de la organización Cuba Independiente y Democrática (CID), con la que se mantuvo activo en la oposición al régimen castrista hasta el final de su existencia. Fue un firme defensor de los proyectos de la disidencia en la isla y respaldó la unidad entre las fuerzas de la oposición, en ocasiones enfrentado a posiciones radicales en el exilio.
Su libro de memorias Cómo llegó la noche (2002) reconstruye su participación, decepción y enfrentamiento al proceso que ayudó a entronizar en Cuba. El libro obtuvo el XIV Premio Comillas de Biografía de la Editorial Tusquets y ha vendido ya más de 100 mil ejemplares. Ha sido también traducido al francés.
Le sobreviven su esposa Maria Luisa Araluce, sus hijos Huber, Rogelio, Lucy y Carmela y varios nietos y bisnietos.
Su cadáver será velado en la Funeraria Caballero Rivero Woodlawn de Miami el próximo domingo 2 de marzo, entre 4 y 12 p.m. Luego se trasladará a Costa Rica para el sepelio, en espera de que pueda descansar finalmente una Cuba futura.
Un post de Café Fuerte